La infidelidad del hombre bueno

business-man-working-on-his-smartphone-in-the-office-picjumbo-com

¿Por qué un hombre que está felizmente casado de pronto, sin buscarlo, cae en una infidelidad? No podemos decir porque se produce la infidelidad en el hombre con el 100% de certeza. Pero a lo largo de los años trabajando con matrimonios en crisis de pareja, hay una situación que se repite. Un hombre que amaba a su mujer, y con quien llevaban una relación de larga duración, de pronto se ve envuelto en una relación de infidelidad con alguien de su entorno, en la mayoría de las veces, laboral.

Porqué se es infiel en el matrimonio

Si no te ha pasado a ti, seguro que conoces a alguna amiga que le ha ocurrido. De pronto, incluso con la apariencia de ser una pareja perfecta, de muchos años, con un matrimonio sólido, el hombre comienza a comportarse de una manera extraña, más irritable, más distante, distraído, posiblemente pendiente del teléfono en todo momento, sin separarse de el, hasta que un día pide tiempo, o dice que ya no siente lo que debería sentir. Te quiero pero no te amo. Terrible y devastadora frase.

¿Qué hace que un hombre que jamás había pensado en serle infiel a su esposa de pronto se vea arrastrado a una relación incontrolable?

Esta es una pregunta para la que ni la esposa ni el esposo tienen explicación cuando se encuentran con una infidelidad de este tipo. El hombre NO estaba buscando una relación, no estaba intentando encontrar alguien con quien engañar a su esposa. Este tipo de situación ocurre “por sorpresa” para ambos. Y aunque al principio la esposa no esté enterada de la situación, su esposo está pasando por uno de los momentos más desconcertantes para él.

La infidelidad que se da en el centro de trabajo siempre ocurre sin buscarla. Uno tiene afinidad con alguien, comodidad para hablar, para escuchar sus problemas, surge la empatía, la confianza y también hay complicidad, se ríen con esa persona, o sienten compasión cuando les cuenta sus problemas y se va creando una conexión, sin darse cuenta, sin pretenderlo, sin buscarlo. Al principio, pueden incluso hablar de esta persona en casa, a su esposa, mientras aún no han empezado a “sentir” algo diferente, mientras es solo una amistad, alguien con quien se llevan bien. También puede darse con personas que ven en otros ámbitos, si viajan, el gimnasio, un bar al que acuden siempre, una clienta, una comercial… NO es alguien a quien va a buscar, sino alguien que está en contacto por otros motivos.

Esa amistad, si puede hacerle dudar de su amor hacia nosotras, porque también ocurre que nos empiezan a comparar. Ella ríe, mi esposa está siempre enfadada. Ella enfoca los problemas de una manera, mi esposa de otra. Y las personas MAS MARAVILLOSAS pueden caer en una infidelidad sin apenas darse cuenta!!!

Esta infidelidad no suele confesarse. Al principio es algo extraño, ni ellos  mismos se creen lo que está sucediendo, lo que han hecho!! Y se sienten mal, por un lado, porque están a gusto con esa persona y también pueden estarlo con nosotras. Pero comienzan las mentiras, la ansiedad, la angustia de estar teniendo una doble vida y eso les cambia la personalidad, sus actitudes hacia la esposa comienzan a ser frías, distantes. Se sienten controlados, perseguidos, con cualquier pregunta inocente que la esposa le haga, porque aunque ella no sospeche nada, ellos si saben que algo está ocurriendo y todo se lo toman como control o vigilancia, cuando a veces simplemente su esposa le pregunta a qué hora regresará a casa para preparar la cena.

Se pasan el día pegados al teléfono móvil, o no lo hacen delante nuestra, pero no lo sueltan nunca, le ponen clave y su móvil está más resguardado que un tesoro.

Si en este momento le preguntas LO NEGARA TODO. Se hará el ofendido y se alejará más de ti. Porque para el hombre, cuando no hay nada físico, no es una infidelidad. Y cuando hay algo físico pero surgió y tienen miedo de que lo echemos de casa también lo niegan. Solo lo reconocen cuando hay PRUEBAS EVIDENTES e IRREFUTABLES de que hay algo, cuando ya no les queda más remedio que reconocerlo.

Por eso, no sirve de nada que lo acuses. Lo negará y parecerá que tú eres la loca y la que le persigue y controla, cuando desde luego no estás loca, sino tomando conciencia que hay algo que no va bien, y dudas porque existen motivos razonables para dudar.

En este momento, si el te habla de ella, no es tan preocupante como si no te habla de ella. Si no te habla es señal de que se avergüenza de sus sentimientos hacia esa persona, que los juzga como algo que él “no debería sentir” y por eso ha dejado de mencionar sus conversaciones contigo.

Si una persona quiere ocultar algo, encuentra la manera de ocultarlo y hacerlo. Y cuando una persona MIENTE continuamente, se encuentra en un estado de estrés que nosotras podemos no comprender, porque no hemos hecho nada, porque no sabemos nada. Pero su agresividad si le preguntamos algo, sobre a que hora llega de trabajar, por ejemplo, y si el ese día ha quedado para verla, su agresividad es fruto de tener que enfrentarse a mentir, a engañar, y eso les hace sentir mal porque ellos NO SON MENTIROSOS. Si preguntas algo y lo notas agresivo, es necesario que le hagas ver que esas emociones son suyas, que tú no las has originado, porque muchas veces no son conscientes de esto. Si está en casa es PORQUE QUIERE ESTAR EN CASA y porque aquello sabe que no funcionará. Pero algunos, igualmente quieren “vivir” esas emociones. NO lo acuses de nada, sigamos paso a paso.

“Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, pudo darse cuenta, con gran tristeza, que al tronco marchito le brotaron retoños. Mi padre dijo: “Estaba yo seguro de que ese árbol estaba muerto. Había perdido todas las hojas en el invierno. Hacía tanto frío, que las ramas se quebraban y caían como si no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida. Pero ahora advierto que aún alentaba en él la vida.” Y volviéndose hacia mí, me aconsejó: “Nunca olvides esta importante lección. Jamás cortes un árbol en invierno. Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso.

Nunca tomes las más importantes decisiones cuando estés en tu peor estado de ánimo. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. Recuerda que la primavera volverá”.

Autor desconocido

caratula libroSi no se toman decisiones, si no se emprenden acciones, un matrimonio perfecto puede convertirse en uno encaminado al divorcio. Mi esposo y yo pasamos por esta situación. Y se perfectamente el dolor que produce una crisis de este tipo. No es fácil superar esta etapa, pero se consigue. Cuando estaba luchando por entender qué le pasa a mi esposo, leí en uno de los tantos libros que devoré, que la infidelidad se superaba en un 35% de los casos.

Si otros podían, yo estaba dispuesta a lograrlo. Incluso con todo en mi contra, finalmente lo logré. Ese año celebramos 21 años juntos. Y este año, los que celebraremos serán 30.

Aunque el desconcierto no te deje pensar, hay respuestas, hay soluciones, se puede.

Viki Morandeira

Coach Ontologico

Puedes contactarme enviando un mensaje privado a mi correo electrónico utilizando este formulario. El futuro no está escrito. Si quieres ser parte de la solución, escríbeme.

Crisis de los 40. Motivos por los que seguir leyendo

12301647_10208209619456995_5665848568637202057_n

 

Si has llegado hasta mi página seguramente te encuentras en el peor momento de tu vida. La crisis de los 40 años puede haber sacudido tu vida. Que tu esposo te diga que no sabe lo que siente por ti, o que no siente lo que debería sentir, que te quiere como a una hermana, pero no te ama como mujer, que necesita tiempo, o que directamente te haya dicho que se marcha, es una situación tan desestabilizante, tan desconcertante que nuestra mente no sabe qué pensar, entra en shock y el dolor es demoledor. La desesperación hace que no sepamos qué decidir, pasamos el día dándole vueltas a los mismos pensamientos y miedos que nos llenan de dolor y nos quitan las fuerzas. De esta manera, lo único que conseguimos es que ese dolor siga presente pero no lo resolvemos, no damos los pasos necesarios para que esta situación se revierta. Tener una mirada exterior, que ha pasado por tu misma situación, que puede ayudarte a ver los puntos claves para mejorar la relación, marca un antes y un después en esta crisis que te ha tocado vivir sin ser tú quien la inició.

De la Crisis de los 40 se sale. Todo pasa y todo acaba. ¿Pero cómo saldremos? Que tu matrimonio salga reforzado de una crisis no depende de la suerte, del destino, de Dios ni de la magia… depende de comprender la situación, aprender de los errores y ENTRAR EN ACCION. Tú salvas tu vida matrimonial, tú salvas tu pareja, solo no ocurre.

Crisis de los 40 años

En el 2008, sin darme cuenta, sin previo aviso, luego de 21 años juntos, un matrimonio envidiable, tres hijos y una relación que yo consideraba muy buena, de pronto, mi esposo me pidió “tiempo”. Seguir leyendo

Mi relación se acaba, ¿qué hago?

como perdonar y olvidar la infidelidadPara quien ha escuchado las palabras separación, te quiero pero no te amo, somos muy diferentes, necesito tiempo para pensar… es necesario asumir que se vienen tiempos duros. Mi relación se acaba, que hago para evitar el divorcio, le amo, no quiero que mi matrimonio termine… es la reacción habitual. Pero el dolor, el desconcierto son tales, que damos manotazos de ciegos, o nos quedamos en una especie de parálisis, provocada por el miedo.

Si tú estás ahora en una situación de crisis matrimonial, si tu pareja tiene entre 35 y 50 años, si han empezado a discutir más de la cuenta, si has descubierto o te ha confesado una infidelidad, lo siento muchísimo. Ahora, el dolor será inevitable, salvo que seas de piedra…. Lo que no puedes permitirte es perder tiempo, dejar que las cosas se solucionen solas, o rendirte sin haber luchado por recuperar a tu pareja.

La felicidad es la coherencia entre lo que sientes, lo que piensas y lo que haces. Así resumía Gandhi el concepto de felicidad. ¿Y qué tiene que ver la felicidad con el momento más triste y desgarrador de mi vida, te preguntarás? Quizás ahora, mientras tu matrimonio está en crisis, difícilmente puedas experimentar felicidad. Pero en el futuro, si ahora HACES lo que sientes y piensas, te aseguro que podrás tener paz y recuperar la felicidad, pase lo que pase.

Ante una situación de crisis de pareja, cuando estás llena de dolor y desconcierto, quizás hablas con tu madre, con tus hermanos, cuñados, con amigas, compañeros de trabajo… y cada uno tendrá una opinión sobre tu situación. Muchos, por ayudarte, te dirán: Déjalo, no te mereces que te trate así.  ¿Es eso lo que tú realmente quieres? Recuerda que la felicidad está en hacer lo que sientes que tienes que hacer, está en hacer lo que TU piensas que tienes que hacer. Lo que opinen los demás no te dará felicidad. Quizás rendirte haga que por un momento dejes de sufrir… ¿y luego?

caratula libro mas pequeñaSi no has luchado, si no has hecho TODO lo posible e imposible para entender qué le pasa a tu esposo, para comprender cómo evitar llegar al divorcio, si no has hecho todo para recuperar a tu pareja y mantener tu relación, es posible que en el futuro pienses: ¿Y si lo hubiera intentado un poco más? ¿y si hubiera hecho esto o aquello? La manera de tener la conciencia tranquila, de poder tener felicidad, incluso si finalmente te separas, es LUCHAR, HACER LO QUE TE PIDE TU CORAZÓN, hacer lo que piensas que puede funcionar, lo que sientes que aún puedes hacer para seguir siendo una pareja.

En el mundo entero, millones de parejas se enfrentan a crisis durante la “vida” de la relación. Un gran porcentaje acaban separándose. Pero otro porcentaje, pueden sacar algo bueno de esa crisis y construir un matrimonio feliz, más sólido y maduro.  Cuando hace casi una década me encontré en esta situación, leí que la infidelidad se superaba en un 35%. Si había 1.000.000 de parejas que tenían que pasar por una infidelidad, eso suponía que 350.000 conseguían seguir juntos tras una infidelidad. Era una gran cantidad de parejas. Creí en las posibilidades, pensé y sentí que era posible, e hice hasta lo imposible para lograrlo. Y así fue. Pero soy realista, no en todas las crisis en las que proporciono asesoramiento logramos evitar una separación… No siempre lo conseguimos y puedo asegurarte que me duele como si yo misma estuviera en el lugar de mi clienta.

Puedo entender perfectamente el dolor y la desolación cuando una de mis clientas se separa, porque AMO como ella ama. Porque me pongo en su piel y soy consciente que si yo estuviera en su lugar, tendría los mismos sentimientos. ¿Cómo no sentirse desoladas, hundidas cuando estamos aún convencidas de que podríamos seguir juntos, incluso cuando nuestro esposo se ha ido de casa y tiene otra persona? Yo jamás diría a una persona, deja de luchar, si todavía su corazón le pide que lo intente.

Se que a mi me costaría rendirme, ¡¡¡que lucharía como tú!!! Por eso entiendo perfectamente cuando una de mis clientas se resiste a darse por vencida. Me duele su dolor, como si yo misma estuviera ahí, en su lugar, es imposible evitar que las lágrimas te empañen los ojos cuando sabes, porque lo has vivido de muy cerca, el dolor que está pasando otra persona.

Cuando han dejado de convivir, cuando queremos que vuelva, ¿qué no podemos hacer?

Lo que no es decisión nuestra. Lo que nosotras no podemos hacer, porque está fuera de nuestra zona de influencia.

Si llueve, por ejemplo, por mucho que bailemos la danza de la lluvia… no va a parar de llover, ¿verdad? Así que nos tocará aceptar la lluvia, ponernos las botas de agua, elegir un lindo paraguas y salir a la calle, a seguir con lo que estábamos haciendo, porque que llueva o no llueva, es algo que no está en nuestra zona de influencia.

NO nos quedamos en la puerta de casa protestando porque llueve, protestando porque nosotras no queríamos que lloviera, no nos quedamos ahí, protestando porque ahora tenemos que ir a buscar el paraguas, las botas, cambiar los planes…. ¿verdad?

En la vida hay momentos en los que nos toca aceptar que no todo es posible. Hay momentos en los que nos toca sembrar… con amor poner unas semillas en la tierra…. con esperanza abrir el surco, volverlo a tapar, para que esa semilla tenga una oportunidad… con fe …. pero una vez que la semilla está ahí, en la tierra, ya no tenemos todo el control de lo que pueda pasar. La tierra puede ser estéril, puede no dar vida a esa semilla…

esto si es mi responsabilidad zona influencia

ACEPTAR QUE HOY están separados, no es cerrar toda posibilidad a que haya una recuperación de la relación. Incluso tras una separación, que queremos revertir, es necesario vivir, poder sonreír, por ti, por tu vida, por tus hijos… Si pasado un tiempo, tu esposo regresa, genial, pero si no regresa, no habrás entregado tu vida, tu juventud, tu tiempo en este mundo por los errores que el cometió. La vida es demasiado corta y demasiado hermosa para desperdiciarla. NO sabemos lo que ocurrirá en el futuro. ¿Y si en el futuro hay para ti un amor aún más grande? ¿Vas a arriesgarte a no vivirlo?

Estar bien, comenzar a estar bien, POR TI, es necesario. Y no significa que te rindas. ¡NO significa que te des por vencida! Paso a paso y día a día es necesario encontrar motivos para seguir adelante, porque los tienes.

 

Si tu corazón te pide que sigas luchando, si sientes que aún queda algo por hacer, aquí me tienes.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Crisis de Pareja

Como actuar cuando tu pareja te pide tiempo

crisis de los 40 en el hombre

Click sobre la Imagen para pedir el libro en formato digital

Una crisis de pareja es una de las experiencias vitales más desagradables, dolorosas y desestabilizantes que podemos vivir. En muchas ocasiones, una de las partes es quien ha entrado en crisis y de pronto, sin que la otra parte se lo imagine, le dice que ya no le quiere como antes, que le quiere, pero no le ama. Muchas de las mujeres con las que trabajo, en su primer mail, me contactan diciendo: me ha pedido tiempo. Esto fue precisamente lo que me sucedió a mí. ¿Tiempo para qué? ¿Para qué dice que necesita tiempo para pensar?

¿Qué tiene que pensar mi esposo?

En el primer momento, aún en shock, resulta muy difícil entender lo que está sucediendo.

Como actuar cuando tu pareja te pide tiempo.

Se que es muy duro estar en crisis en la pareja, todo nuestro mundo se tambalea, he estado en esa situación y es una de las situaciones más compleja que nos toca enfrentar en la vida.

En el primer momento es muy difícil saber cómo reaccionaremos. No será una situación agradable.

  • No intentes convencerle de que se equivoca. No te escuchará. Lleva mucho tiempo dándole vueltas a la cabeza para tener el valor de decir algo tan difícil. No va retractarse porque tú le digas que es un error.
  • No le preguntes porqué, posiblemente lo que te diga no serán los motivos reales por los que te ha pedido tiempo.
  • Respira, evita que tu ansiedad controle la situación. Ante un tsunami como este, es muy fácil perder los nervios, pero fuera de control no vas a conseguir nada. Respira.
  • El tiempo solo no sirve. ¿De qué vale tener tiempo si solo se alimenta la idea de la separación día tras día? Es por eso que quedarte esperando a que pase el tiempo no hará que tu matrimonio siga en pie. Es necesario actuar, comenzar cuanto antes.
  • Pide ayuda profesional. En general, durante la crisis de los cuarenta en el hombre, si existe infidelidad, lo más probable es que tu esposo no quiera acudir a terapia. Pero eso no significa que tú tengas que enfrentar sola esta situación.
  • Empieza a hacerte las preguntas correctas. Tras el shock, las preguntas que te haces pueden no ser las más adecuadas. Todas las que te hagan sentir víctima de la situación, víctima de tu esposo, no son las que te ayudarán a resolver esta situación positivamente. Intenta preguntarte en qué medida las quejas y críticas de tu esposo pueden tener algo de verdad.
  • No discutas por tonterías. En este momento, lo más probable es que tu esposo diga a todo que no. Casi por sistema se opondrá a todo lo que tú digas. Es su manera de llevar el control de la situación. Discutir no hará que tú recuperes el control, sino que la relación se desgaste más y más. Nada es ahora tan importante como para acabar en un conflicto con tu pareja.
  • Ten paciencia, mucha paciencia. Recuerda que tener paciencia no va de “esperar”, sino de la actitud que tienes mientras esperas que llegue el momento en el que tras haber dado todos los pasos necesarios, logres resolver esta crisis de pareja con tu esposo.
  • No escuches los consejos de todos. Si acudes a desahogar tu dolor, con amigas, familiares, muchas veces sus consejos no serán los mejores. La gran mayoría, si hay una infidelidad, te dirán: Déjalo, no te mereces que te trate así.  En este momento se está gestando tu futuro y no el de ellos. Agradece su amor y preocupación por ti, pero haz lo que te pide tu corazón.

A raíz de mi propia crisis de pareja, tras 21 años juntos, luego de todo lo aprendido tras superarla y de lograr reconstruir la relación, haciendo que sea ahora incluso mucho mejor que antes, fue cuando decidí formarme en coaching ontológico, inteligencia emocional y PNL, para enfocar mi vida a que otras parejas que están pasando por la amenaza del divorcio durante una crisis de pareja puedan tener lo mismo que nosotros tenemos ahora, una relación mucho más sólida, madura, llena de amor y respeto.

Fue necesario aprender, cambiar la perspectiva con la que enfocaba las situaciones y lograr comunicarme mejor con mi esposo para que el también pudiera hacer el mismo camino de crecimiento personal.

 

Cuando nosotros estábamos en crisis, leí que las parejas superaban la infidelidad en un 35%, y decidí que nosotros estaríamos entre esas 35 de cada 100 parejas que lo lograban. ¿Por qué no íbamos a poder estar entre los que tenían éxito si había quien lo tenía? Mi abuela siempre decía que si otros podían lograrlo, ella también podía. Esa fue mi actitud, aun teniendo en cuenta que había probabilidades de que no lo consiguiera, aun así elegí tener fe y hacer TODO lo que estuviera en mi mano para lograrlo.

Dicen que nuestra vida está regida por el principio del 90/10.

Un 10% es lo que nos sucede. Y el 90% restante es lo que hacemos con lo que nos ha sucedido.

Podemos rendirnos, podemos luchar, podemos luchar y rendirnos antes de tiempo, podemos buscar comprender y crecer, podemos pedir ayuda, podemos intentarlo solos… cada día tomamos decisiones y hacemos elecciones sobre ese 10% que está fuera de nuestro control.

Cuando mi matrimonio estuvo al borde del divorcio pude haberme rendido. Pude ver a mi esposo como el culpable de mi dolor y sentirme víctima de un mal hombre, pero yo lo conocía!! Llevaba 21 años a su lado y jamás había sido la persona que en ese momento tenía delante mío, fría, distante, hasta desalmada… Por eso no pude rendirme, porque algo no estaba bien, porque aquello no era que mi esposo me había dejado de amar y listo… No era que se hubiera enamorado de otra persona y listo… Había detrás algo que si podía descubrirlo, haría que encontrara la solución y evitaría el divorcio. Desde el primer momento puedes asumir tu responsabilidad, tomar las riendas y buscar las preguntas adecuadas. Podemos hacerlo juntas.

El futuro no está escrito. Lo sucedido hasta ahora es solo tu 10%, tu futuro depende de lo que hagas a partir de ahora. Se tú la protagonista de ese 90%. Elige ser parte de la solución y no parte del problema.

Te escucho. Escríbeme un mail privado desde el formulario que encontraras a continuación. Podemos trabajar juntas.

Viki Morandeira

Coach Personal

 

Mi pareja me miente y oculta tonterías

file0001940578401

En una relación de pareja sana la mentira es algo que “no debería” existir. Al trabajar con mujeres cuyos esposos están en crisis, es muy habitual que me comenten esto con frases como: me miente y me lo niega, mi pareja me oculta cosas….   Cuando analizan esta situación, la hacen desde “ellas” y a menudo, juzgan la situación y deciden que su esposo es un mentiroso.

Se analiza la situación desde ese punto de vista, con la premisa de que “no deberían” mentir. Pero para poder resolver esta circunstancia, necesitamos analizarla desde otro punto de vista. En lugar de preguntarnos, ¿porqué me miente mi esposo a mi?, sería más apropiado preguntarnos, ¿qué le lleva a él a no ser sincero con esto, porqué él no se siente cómodo como para decir lo que de verdad hace?

Para que tu pareja deje de mentir es necesario entender el porqué de la situación.

 

En es un relato del Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi y fundador del instituto M.K. Gandhi para la Vida Sin Violencia, podrás reflexionar sobre ello. En una conferencia que tuvo lugar en la Universidad de Puerto Rico, compartió la siguiente historia, refiriéndose a la mentira en una relación hijo-padre, pero que nos sirve perfectamente para comprender si quieres tener respuesta para tu pregunta: ¿por que mi esposo me miente?

LA MENTIRA DESCUBIERTA

Yo tenía 16 años y estaba viviendo con mis padres en el instituto que mi abuelo había fundado en las afueras, a 18 millas de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, en medio de plantaciones de azúcar. Estábamos bien al interior del país y no teníamos vecinos, así que a mis dos hermanas y a mí, siempre nos entusiasmaba el poder ir a la ciudad a visitar amigos o ir al cine. Un día mi padre me pidió que le llevara a la ciudad para asistir una conferencia que duraba el día entero y yo aproveché esa oportunidad.

Como iba a la ciudad mi madre me dio una lista de cosas del supermercado que necesitaba y como iba a pasar todo el día en la ciudad, mi padre me pidió que me hiciera cargo de algunas cosas pendientes, como llevar el auto al taller.

Cuando me despedí de mi padre él me dijo:

– Nos vemos aquí a las 5 pm. y volvemos a la casa juntos. Después de completar muy rápidamente todos los encargos, me fui hasta el cine más cercano. Me concentré tanto en la película, una sesión doble de John Wayne, que me olvidé del tiempo.

Eran las 5:30 p. m. cuando me acordé. Corrí al taller, conseguí el auto y me apuré hasta donde mi padre me estaba esperando. Eran casi las 6 p. m.

Él me preguntó con ansiedad:

– ¿Por qué llegas tarde?

Me sentía mal por eso y no le podía decir que estaba viendo una película de John Wayne; entonces le dije que el auto no estaba listo y tuve que esperar…esto lo dije sin saber que mi padre ya había llamado al taller.

Cuando se dio cuenta que había mentido, me dijo:

– Algo no anda bien en la manera como te he criado puesto que no te he dado la confianza de decirme la verdad. Voy a reflexionar que es lo que hice mal contigo. Voy a caminar las 18 millas a la casa y a pensar sobre esto.

Así que vestido con su traje y sus zapatos elegantes, empezó a caminar hasta la casa por caminos que no estaban ni pavimentados ni alumbrados. No lo podía dejar solo… así que yo manejé 5 horas y media detrás de el… viendo a mi padre sufrir la agonía de una mentira estúpida que yo había dicho.

Decidí desde ahí que nunca más iba a mentir.

Muchas veces me acuerdo de este episodio y pienso… Si me hubiese castigado de la manera como nosotros castigamos a nuestros hijos… ¿hubiese aprendido la lección?. ¡No lo creo!…

Hubiese sufrido el castigo y hubiese seguido haciendo lo mismo... Pero esta acción de no violencia fue tan fuerte que la tengo impresa en la memoria como si fuera ayer…

¡Éste es el poder de la vida sin violencia!.

Aunque este es un relato donde se da una mentira de un hijo a un padre, nos sirve perfectamente para comprender que el motivo de la mentira en una relación de pareja es el mismo. El miedo al castigo, la falta de confianza suficiente como para decir la verdad sin miedo a las represalias, el miedo a fallar al otro o recibir su desaprobación.

¿Qué “tonterías” son las que te oculta tu pareja?

¿Cuáles son esas “mentiras” que te cuenta, ocultando algo que ha hecho o ha comprado?

Tu pareja no te miente porque sea una persona mentirosa, si oculta cosas, si miente, tu tienes un 50% de responsabilidad en la situación. Un 50% es el miedo de tu pareja, que no le permite ser sincero, que lo paraliza y hace que se sienta más cómodo contando una mentira que diciendo la verdad. Y el otro 50% en la mentira de tu pareja es tu responsabilidad. ¿Qué estás haciendo de manera incorrecta para que se esté dando esta situación? ¿Qué puedes hacer tú mejor, qué necesitas cambiar, para que tu esposo no necesite mentir? Pregúntate:

¿Soy una persona cercana, con quien se puede hablar? ¿Si mi esposo no puede hablar conmigo, qué necesito cambiar para asumir la responsabilidad de mi 50% y crear un clima de confianza y seguridad en el que mi esposo pueda hablar, pueda sincerarse sin ningún tipo de miedo?

¿Mis opiniones y mi manera de hablar le permiten a mi pareja expresarse, decir lo que piensa o siente sin importar que sea diferente a mi punto de vista?

¿Cómo es mi empatía a la hora de comunicarme con mi pareja?

¿Mi pareja siente que yo censuro algunas de sus elecciones, gustos, decisiones, preferencias, necesidades y me las oculta porque a mi no me gustan?

Cuando nuestra comunicación en algún momento falla, es necesario pensar en asumir nuestro 50% de responsabilidad. ¿Lo estamos haciendo?

Este relato, nos enseña la importancia de nuestros actos. Castigar a un niño cuando hace algo mal, cuando miente, no nos da el resultado que esperamos. Y aun así, volvemos a repetir la conducta errónea, volvemos a castigarle. Si queremos aprender como hacer que un niño no mienta, necesitamos aprender esta lección.  No uses el castigo, usa tu intelingencia emocional

En la relación de pareja, muchas veces hay interacciones similares a la de madre-hijo. Nuestro esposo cree que tenemos que aprobar todo lo que hace, decide o quiere hacer y si no lo vemos igual que él, y lo expresamos, lo ven como un No dicho por una madre a su hijo. Al final, lo hará igual, pero a escondidas. Ahí es donde surge la mentira. Y es un error, porque esa mentira luego da lugar a discusiones, a conflictos, y tu pareja puede sentir que tú eres quien está equivocada, quien le controlas… sin darse cuenta que esto tiene un origen anterior. Su propia incomodidad para explicar que necesita hacer algo, su falta de asertividad al comunicar sus necesidades.

Pensamos diferente, pero eso no quiere decir que no podamos entendernos y más cuando nuestra pareja nos dice: Esto es importante para mi, quiero hacerlo, me gusta, me hace feliz.

Recuerda, si en tu pareja hay mentiras, tú tienes un 50% que puedes mejorar para que no se siga repitiendo. Cambiando ciertas conductas y comportamientos a la hora de escuchar a tu esposo, la mentira y el ocultamiento serán cosa del pasado. Si no sabes cómo hacerlo, podemos trabajar juntas. El coaching para parejas mejora notablemente una relación y evita crisis que pueden llevar a un matrimonio al borde del divorcio.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

fuente foto

Puedes enviarme un mensaje privado, directamente a mi correo, para analizar juntas las posibilidades de mejorar tu relación de pareja.

Lee el viejo y el Mar de Ernest Hemingway

¿Te sientes, tú, una persona roto?

La vida, a veces, nos golpea con tanta dureza, con tanta crueldad, que puede llegar a rompernos…. Hace tiempo, cuando la vida me había golpeado casi hasta romperme, leí el libro de Ernest Hemingway, El viejo y el mar

Para no pensar en mi crisis de pareja, durante esos meses, fui a la biblioteca más que nunca y leía novela, básicamente para evadirme de mi dolor, de mi realidad, aunque más no fuera por unas cuantas páginas. En este pequeño libro, que no se tarda mucho en leer y que solo leí porque no había leído nada de Hemingway hasta ese momento, una frase me ayudó en mi situación de crisis matrimonial sin buscar ayuda ahí.

-Un hombre puede ser destruido Hemingway_opt

El golpe que había recibido no podía derrotarme. Eso es lo que me decía esta frase, este libro. Para vencerme, tenían que destruirme por completo. Solo podía perder si me daba por vencida. Y así pude tener las fuerzas para volver a intentarlo cada día, para analizar mi situación desde todos los puntos de vista, para no rendirme hasta lograr mi objetivo. Como el viejo del libro, que a pesar de todo, llegó a puerto con su maltrecho barco como un héroe, vencedor, no derrotado.

Cuando nos damos por vencidos, cuando nos rendimos y dejamos de luchar… nos convertimos en seres rotos. Habrá situaciones en las que todavía puedas hacer algo, en las que todavía esté en tu mano intentar algo más, en las que aún no haya llegado el momento de darte por vencida. Inténtalo. Lucha. Descansa, junta fuerzas y vuelve a intentarlo.

Habrá momentos en los que los demás te digan que no vale la pena luchar, que no tiene sentido o que no ganarás. ¿Son acaso adivinos, videntes, tienen una bola de cristal para predecir el futuro? Las personas que te quieren, al verte sufrir, algunas veces te dirán que te rindas, te dirán que abandones, que te des por vencido. Se preocupan por ti y no quieren verte así. Por mí también se preocupaban y algunas personas me decían que me rindiera, que aceptara la derrota…. pero No. No quiero darme por vencida. No. Esa era la voz que retumbaba en mi mente.

Y estoy convencida que esa frase, de ese libro, que nada tenía que ver con mi problema, que leí solo para tener mi mente ocupada y no pensar en mi sufrimiento, tuvo un impacto decisivo en mí para no aceptar la derrota.

¿Quieres ser un ser humano roto? Entonces, ríndete. Deja de luchar por lo que de verdad amas, abandona tus sueños, conviértete en un realista y prepárate para sufrir durante mucho tiempo.

Lo que más nos pesa, al final de nuestra vida, es el remordimiento de no haber dado los pasos que deseábamos dar. Nos pesará el habernos rendido mucho más que el haberlo intentado y no haberlo logrado.

Si quieres ser un ser humano roto, acepta cualquier futuro, el que sea, sin intentar intervenir en la construcción de tu propio destino. Acepta que las cosas salgan mal y no hagas nada por lograr que sean diferentes. Acepta que una relación termine sin luchar hasta la última batalla por tu victoria.

Otra frase que me ayudó a seguir intentándolo, hasta lograrlo, fue esta…

ninguna-guerra-esta-perdida-hasta-que-libras-la-ultima-batalla

No estará perdida, ni ganada… créeme, hasta que no libres la última batalla.

A veces la vida nos rompe en mil pedazos… pero siempre hay dos caminos. Puedes elegir quedarte ahí, roto, rota, sufriendo, lamentándote de tu mala suerte, de tu destino, culpando a los demás por tu dolor…. y permanecer como un ser humano roto durante mucho tiempo…. o puedes elegir juntar uno a uno todos esos pedazos, aceptar lo que sucedió, y en lugar de asumir el rol de víctima, pasarte al papel de protagonista.

Al fin y al cabo, nada puede derrotarte si tú no aceptas la derrota. Nada puede vencerte si tú no te das por vencido. Nada puede hacerte fracasar si te levantas, tras la caída y juntando uno a uno los pedazos en los que la vida te haya roto, decides crecer, superar ese dolor, y que la vida tenga un nuevo sentido para ti.

¿Te has parado a pensar cómo surgen los diamantes? Llegan a convertirse en diamantes gracias a la presión y a la temperatura, a las altísimas presiones y temperaturas que soportan…. y tras el proceso, surge el material más duro de la naturaleza, cristalino, limpio, admirable…

En la vida, podemos estar rodeados de muchos diamantes, de muchas personas que se rompieron, que soportaron altísimas presiones y que han emprendido la maravillosa tarea de reconstruirse. Son diamantes, personas que conocen sus debilidades y se protegen, pero que también conocen su valor y lo muestran al mundo.

Otra de las frases que me gustaría que leyeras si estás en este momento de tu vida roto, rota, es la siguiente:

Lo que no nos mata, nos hace más fuertes.

¿Estás roto, estás destruida? ¿Qué piensas hacer, quedarte ahí, sufriendo…? A menudo, el dolor emocional es tan intenso que dan ganas de permanecer inmóvil, paralizados, sufriendo… ¿hasta cuando? Si el golpe no te mató, no te destruyó por completo, entonces, haz que te transforme en un diamante, haz que te haga más fuerte.

Encuentra un motivo para seguir adelante. Si aun no sabes para qué levantarte, en lugar de ocupar tu tiempo pensando en tu pasado, en tu sufrimiento, piensa en tu futuro… piensa cómo puedes convertir tu experiencia, el golpe que te dio la vida, en una manera para ayudar a los demás.

Tu grandeza, tu brillo, tu futuro, no va a determinarlo tu pasado, sino las ansias que tengas por salir adelante, la fuerza que pongas en recuperarte del golpe, la entrega que pongas en esta campaña, donde eres no solo capitán, sino también soldado de esta batalla.

A pesar de la dureza del golpe, siempre podemos Perdonar y Olvidar, pasar página, sanar nuestro pasado para poder vivir nuestro presente. Y también podemos no perdonar, cargar con la rabia de sentirnos victimas del otro… sin poder movernos, sin creer que podamos hacer algo para superar este dolor, ya no que es culpa nuestra, sino del otro!!

Cuando necesites sanación emocional, perdonar y olvidar, para cerrar un ciclo y retomar las riendas de tu vida, recuerda que puedes pedir ayuda. Recuerda que permanecer en el dolor y rendirse o salir adelante, fortalecida, es una decisión personal, una elección y no una obligación.

Tus emociones, todos, son válidas! ¿Pero también es válido permanecer derrotado, hundido, permitir la destrucción completa?  Posible es, porque algunas personas lo hacen… ¿pero realmente vale la pena?

Dicen que no hay mal que 100 años dure, ni cuerpo que lo resista…. Levantarnos tras un golpe, ponernos en pie tras juntar los pedazos, no solo nos devuelve la sonrisa, a veces, muchas veces, nos salva la vida.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

En memoria de mi mejor amiga quien no pudo con el golpe de la vida.

Llegar a las bodas de plata…

Entrevista Televisión Española

entrevista TVE

El tema de la infidelidad es tocado en programas de televisión muchas veces y desde muchos enfoques distintos. Y para mi sorpresa, hace dos días desde RTVE se pusieron en contacto conmigo para hablar sobre este tema.

Les sorprendió, que luego de haber vivido una infidelidad, hubiera decidido estudiar coaching ontológico, inteligencia emocional y me estuviera dedicando a trabajar con mujeres para darles pautas sobre cómo superar una infidelidad en el matrimonio.

En principio, en el programa hablarían de la infidelidad, pero enfocados en las nuevas tecnologías, en la proliferación de aplicaciones para espiar a la pareja. No podía ayudarlos en esto, porque no las había usado ni tengo conocimiento sobre cuales son las que existen, pero que una mujer que ha vivido una infidelidad, la perdone, la supere y además, convierta esa situación negativa en algo positivo, parece que les sorprendió.

Sentrevista RTVEupongo que esta semana que viene emitirán el programa, en La Mañana de la 1, aunque todavía no lo sabían cuando grabamos ayer. Ojalá sirva para que muchas parejas puedan enfrentarse a su crisis por infidelidad,
juntas, sin pensar que la separación sea la única opción disponible en este caso.

Ayer, tras grabar, a pesar de tener un cierto temor, porque en realidad no se qué partes emitirán de las 2 horas que hemos estado grabando, intenté pensar en positivo, como de costumbre y enfocarme en que si exponer mi caso servía para que otras parejas pudieran seguir juntas, habría sido un tiempo bien invertido. Es necesario soñar en grande, para poder hacer algo realmente grande.

Un pasito más. Me apetecía compartirlo con aquellas mujeres que están suscriptas a mi blog, como tú, que sé que me lees.

Some sun andvitamin sea

 

La gratitud mejora las relaciones de Pareja

woman-570883_1920

Con el tiempo, el ajetreo diario, la velocidad a la que vivimos, el exceso de confianza, la creencia de lo que nuestra pareja hace es un deber y no algo que merece ser agradecido, vamos olvidándonos de decir Gracias. La gratitud tiene muchos beneficios, en nuestras relaciones personales, pero se hace imprescindible para mejorar una relación de pareja.

¿Qué beneficios tiene ser agradecido?

Los beneficios y los efectos de la gratitud no tardan en dar frutos. Es un paso que puedes dar hoy mismo, empezando a aplicar la gratitud, en primer lugar, por ti, por los beneficios que tiene para uno mismo la gratitud. Y en segundo lugar, recuerda que cosechamos lo que sembramos, los beneficios en tu relación de pareja quizás no sean tan inmediatos como te gustaría, sobre todo si están atravesando una crisis de pareja. Pero ¿qué puedes perder con intentarlo?

Primero analiza los beneficios, y al final del artículo te propondré un ejercicio para llevar a cabo en las próximas semanas.

1.- Ser agradecido aumenta tu nivel de felicidad

¿En qué te enfocas en el día a día? ¿En lo que no tienes, en lo que te falta, en lo que no ha hecho tu pareja, en lo que no es perfecto?

Cuando nos enfocamos en lo que tenemos, en lo que otra persona hace por nosotros, cuando nos sentimos agradecidos por los pequeños detalles y lo expresamos, este hecho sencillo, simple, hace que aumente nuestro nivel de felicidad.

Enfocarnos en lo que no nos gustó, en lo que no hizo, en llevar una lista comparando quien hizo más en casa, solo nos hace acumular insatisfacción e infelicidad y desde estas emociones difícilmente se mejora una relación de pareja. Es probable que tengas una larga lista de lo que te gustaría que tu pareja hiciera en estos momentos, especialmente si le notas distante, poco atento, si están en medio de una crisis matrimonial. Pero insistir en que el otro cambie no hará que cambie, solo hará que se siga alejando.

Presta atención en el día a día, enseguida encontrarás motivos por los que sentir y expresar gratitud. En el reto, más abajo, analizaremos este punto con más detenimiento.

2.- Ser agradecido aumenta SU nivel de felicidad

¿Te has dado cuenta cómo te sientes cuando alguien te da las gracias? Quizás preparas la cena todos los días, y no escuchas un gracias. Quizás en el día a día haces mucho por tu familia, tu pareja, la casa, y pocas veces escuchas un “gracias”. Pero estoy segura que más de una vez te han dado las gracias por algo, ¿no es así? ¿Cómo te sentiste en ese momento? ¿Más feliz? Si, seguramente, porque es agradable sentir que valoran tu trabajo, que tu esfuerzo es reconocido. Decir gracias genera una corriente de felicidad bidireccional, tanto para quien se muestra agradecido como para la persona que ve reconocido aquello que ha hecho.

A menudo, en la pareja, dejamos de darnos las gracias. Repartimos las tareas propias de la convivencia, de llevar adelante una casa, una familia y nos olvidamos de mostrarnos agradecidos con la otra persona por aquello que “le toca” hacer.  No sirve de nada que pienses: Yo hago más y a mi nadie me da las gracias. No, de verdad, esta actitud no te beneficia ni beneficia tu relación en absoluto. La primera persona beneficiada al dar las gracias es uno mismo. ¿Solo porque también beneficiamos al otro al agradecerle algo, no vamos a hacerlo? Siembra, recuerda, porque solo sembrando se cosecha.

3.- Ser agradecido nutre y fortalece la relación

Piensa en lo siguiente: ¿cómo te sientes tú, en tu relación con alguna persona de tu entorno que es agradecida? ¿Mejor que con otras que no lo son? ¿Con más ganas de estar viki morandeira si la vida te da limonescon esa persona? ¿Te sientes más predispuesta a estar con una persona agradecida, que suele mostrarte su gratitud que otras que no la expresan? Eso es porque ser agradecidos genera una mejora en las relaciones, las nutre, las fortalece.

Pase lo que pase en el día a día, nosotros somos dueños de nuestras actitudes. Podemos elegir nuestra actitud, nuestra respuesta, dar las gracias, incluso cuando por algún otro motivo podemos tener una diferencia o conflicto.

La gratitud es solo una de las actitudes que nos beneficia. Puedes leer más sobre esto en mi libro “Si la vida te da limones..Elige tu Actitud”

4.- Ser agradecido te hace tener una actitud más positiva

¿Quién crees que se sentirá más positivo, una persona que se siente agradecida por tener una casa, o una persona que teniendo una casa está quejándose constantemente de lo que no le gusta de ella? A veces, un ligero cambio de actitud nos da un beneficio ENORME.

La queja, quejarnos por lo que no nos gusta, es lo contrario a tener una actitud de agradecimiento. NO digo que tengas que cerrar la boca cuando algo no te guste, no,no me refiero a eso. Sino a buscar en primer lugar ver el lado bueno de las cosas. Dicen que rico no es quien más tiene, sino quien menos necesita. Y si lo extrapolamos a la felicidad, podemos decir que Feliz no es quien más tiene, sino quien más valora lo que tiene, y eso se puede expresar, se llama gratitud.

Podemos conocer a muchas personas que continuamente están hablando de lo que no tienen, de lo que no logran, de lo que no hacen, de lo que son…. ¿conoces a personas así? ¿Eres tú una persona así? Lo bueno de reconocernos es que sin este paso previo es imposible mejorar. Se puede tener mucho y sentirse mal, al igual que se puede tener poco y sentirse feliz. La cuestión no está en lo que haces, lo que tienes o lo que eres, sino en la actitud que tienes ante esto.

Ser agradecidos aumenta nuestra positividad, nos hace ser más optimistas, valorar los detalles, bueno, esto ya forma parte del último beneficio, así que pasemos a él.

5.- Ser agradecido te hace más consciente

Hay una frase que dice: No veamos las cosas peor de lo que son. Y la verdad es que muchas veces nos resulta complicado no quedarnos con lo peor, con lo más negativo en determinados momentos de nuestra vida.

A veces las situaciones que nos toca vivir no son justas, no tienen lógica ni explicación. Podemos quedarnos atascadas en el dolor, pensando en lo que no es como nos gustaría que fuera, y así, perdemos la oportunidad de valorar todo lo demás. Antes de que sea demasiado tarde, empieza a dar las gracias, empieza a hacerlo incluso si no te sale, si no te apetece. Recuerda sus beneficios. Algunas medicinas pueden tener un sabor amargo, y sin embargo, son beneficiosas.

Un ejercicio: LA GRATITUD. 

Para hacer este ejercicio, es necesario mirar más allá de lo que siempre vemos. Es necesario pensar de manera diferente, es necesario obligarnos a dejar nuestro ego de lado para ponerlo en práctica.

  • Cuando tu pareja haga algo, dile Gracias.
  • Gracias por llevar a los niños al colegio.
  • Gracias por comprar el pan.
  • Gracias por acercarme con el coche hasta el trabajo.
  • Gracias por este paso.
  • Gracias por hacer los deberes con los niños.

No importa si es parte de su trabajo de ser padre o madre. NO importa. Piensa en los beneficios.

Y me gustaría que fueras un poco más allá. ¿Qué otras cosas que sucedieron en el pasado te gustaría agradecer?

Cuando en el día a día, te vengan recuerdos de algo del pasado que te ha hecho muy feliz, que has disfrutado, que quizás no has agradecido lo suficiente, hazlo ahora.

  • Gracias por aquella vez en la que me ayudaste a subir a aquella montaña.
  • Gracias por tu paciencia durante el proceso de fecundación asistida.
  • Gracias por no reírte de mi aquel día que metí la pata con tal cosa.
  • Gracias por los días que pasamos en tal viaje.

Si prestas atención, y pones en práctica este ejercicio, podrás comprobar los resultados.

Una cosa. En una situación de crisis, cuando un hombre está sumamente irritable, es necesario ir con calma, despacito, porque desde la rabia o la frustración puede incluso no agradecer tu gratitud, sino enfadarse más.

Cada situación, cada relación, tiene sus momentos y sus peculiaridades. Si necesitas ayuda, si quieres trabajar para mejorar tu relación de pareja y evitar que una crisis acabe en ruptura, escríbeme. Puedo ser tu coach.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

 

 

 

Cuanto dura la crisis de los 40

La pregunta  ¿cuánto tiempo dura la crisis de los cuarenta? presenta un planteamiento equivocado. Estamos sufriendo, por una situación de tensión en el matrimonio, que asociamos a la crisis de los 40 en nuestra pareja y queremos saber cuanto tiempo más tendremos que sufrir. Es normal, todos deseamos que este dolor se acabe, cuanto antes, o por lo menos tener una idea de cuál será la duración de nuestro dolor. Pero…

Al preguntar esto, asumes que tu esposo, luego de unos días, meses o años, si tú esperas ese tiempo con paciencia, llegará un día en el que vuelva a ser como antes.

La verdad es que esto no ocurre así, ni ocurrirá. Puedes sentarte a esperar todo el tiempo que quieras. Algunas fuentes dicen que una crisis de la mitad de la vida puede durar 10 años. ¿Crees que los dos estarán juntos 10 años, pasándola mal, solo esperando a que acabe esta crisis?

NO, este no es el planteamiento para superar una crisis matrimonial de los 40 años.

Tus preguntas necesitas que sean otras. ¿Porqué llegamos a esta crisis? ¿Porqué llegamos a una infidelidad? ¿Qué necesito aprender yo de toda esta situación? ¿Cuales fueron mis errores, los que aún no he comprendido? ¿He hecho ya todas las mejoras necesarias? ¿Qué es lo que hago yo que molesta a mi esposo, puedo hacerlo de manera diferente o dejar de hacerlo? ¿Que me está diciendo cuando se queja o se molesta por lo que yo hago? ¿Qué me está pidiendo la vida que aprenda, con esta crisis?

Una crisis genera cambios, en tu esposo, y ya no es el mismo hombre de hace unos meses, ni lo volverá a ser. Y quizás, estos conflictos se deben a que tu si sigues siendo la misma de hace unos meses, repitiendo errores, aquellos mismos que llevaron a la relación a tener una brecha por la que se metió una tercera persona.

Una vez que nuestra pareja entra en una crisis, el tiempo no es lo más importante, sino los pasos que demos. Si te ve a ti como la culpable de su infelicidad, aunque no lo seas, ahora así es como él lo ve. Por eso, tenemos que analizar porqué te ve como parte de sus problemas.

Recuerdo que mi esposo, en una de las tantas conversaciones que tuvimos durante su crisis, en las que yo no podía entender qué le pasaba a mi esposo, saliendo por la puerta, casi gritó: Quiero Vivir.

¿Realmente era yo quien le impedía vivir? NO, no lo era, aunque seguramente había cometido algún error, al fin y al cabo somos humanos. Cuando tu pareja está en crisis, es necesario escuchar qué te dice, qué palabras usa, entender qué siente y qué piensa.

Por lo general, durante la crisis de la mitad de la vida, se puede haber llegado a un punto en el que se sientan atrapados en una vida que no les agrada. ¿Hay algo que nosotras podamos hacer? Si, seguramente podemos analizar en qué medida la convivencia se ha tornado difícil para nuestra pareja, analizar qué actitudes o malos hábitos tenemos, pero sin olvidar que los sentimientos de los demás no son única y exclusivamente responsabilidad nuestra.

En una relación de larga duración, a veces, la rutina y el exceso de confianza son dos de nuestros mayores enemigos. Por exceso de confianza podemos habernos gritado, faltado el respeto. Por exceso de confianza podemos haber hecho más de una vez la misma broma que ya no les hace gracia. Por exceso de confianza ellos también han cometido errores.

¿Acaso creemos que las parejas que vemos juntas, de la mano, con más de 25, 30 o 40 años juntos nunca han tenido una crisis? Seguramente si que han tenido una o incluso dos crisis a lo largo de sus vidas. Y sin embargo, cuando una situación así sacude nuestra vida, cuando nos damos cuenta que no sentimos las mariposas, o cuando no nos sentimos a gusto con nuestra vida, creemos que para recuperar la felicidad tenemos que separarnos.

Hace poco, leía un artículo, sobre una entrevista a un famoso neurocientífico colombiano, el Dr. Rodolfo Llinás. En la entrevista habla de muy diversos temas y entre ellos, habla sobre el amor.

¿Y el amor eterno?

Ese es de inteligentes que estructuran y modulan los patrones de acción fijos sobre la base de ver al otro como la mano de uno. Cuidarla es mi responsabilidad y viceversa. Saber que no habrá puñalada trapera es la norma. ¡Nunca, primero me matan tres veces! Esa es la clave neuronal del amor eterno, la que mantiene el estado funcional activo y bloquea cualquier cosa que le sea contraria. Es una calidad de estado mental. Si se entiende no hay otra posibilidad que amar al otro; en cambio, querer acostarse con otro y pasarla rico no es amor. Amor es compromiso y cerebralmente está en el cerebro truhán. Uno no se enamora de una mujer porque tiene unas tetas buenísimas, uno se enamora de su cerebro, porque con él se interactúa y se avanza, con las tetas no.Amar es cerebralmente un baile y hay que bailar con el que pueda danzar con el cerebro de uno. Amar es bailar, no hacer gimnasia. Encontrar eso es muy difícil; hallarlo es un tesoro.

Diseño sin título
Los dos libros en formato digital


Cuando nos casamos creemos que el amor lo puede todo, que el amor es algo que se siente, que estará ahí para toda la vida. Creemos que las parejas que se separan lo hacen porque no se aman y esto no es verdad. Hay parejas que son fantásticas, donde por un momento de debilidad, uno de los dos se deja querer por otra persona ajena al matrimonio, recibe de esa persona comprensión, aliento, escucha activa y quizás no lo estaba recibiendo en el matrimonio. Lo inteligente es preguntarnos, ¿qué me está pasando? ¿Qué necesito solucionar en mi matrimonio? pero lo habitual es que quien se siente a gusto con una tercera persona se pregunte, ¿Como puedo sentirme a gusto con esta persona? ¿Será que no amo a mi pareja?

Comenzar a dudar de la relación es el primer paso para alimentar la idea de que la separación es la única opción disponible. La gran mayoría de las parejas de mis clientas, les expresan que no comprenden cómo se sintieron atraídos por otra persona.

A partir de ahí, las situaciones pueden comenzar a ser complejas. El hombre se vuelve irritable, cambia su conducta, comienza a cuidar su imagen, a juzgar todo lo que hace su esposa, a estar menos atento. Y nosotras, ante sus cambios, comenzamos a pedir más atención, más tiempo de calidad, más amor justo en el momento en el que no pueden darlo. Eso hace que puedan surgir más discusiones y conflictos, que le dan al hombre motivos para seguir alimentando la idea de separarse, de que así no es feliz,de que quizás sea más feliz con otra persona.

Si estás sintiendo que tu pareja entra en crisis, que notas cambios, si percibes alguno de estos síntomas (léelos aquí) no tienes tiempo que perder.

Una infidelidad no tiene porqué ser el final de un matrimonio, pero sí es el inicio de una crisis que de no gestionarla bien puede acabar con nuestra familia.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Puedes contactarme de forma privada enviando un mensaje directamente a mi correo electrónico desde este formulario. NO esperes a que sea demasiado tarde para salvar tu matrimonio.

Como enfrentar una crisis de pareja

a.jpg

Enfrentarnos a una crisis de pareja nos desestabiliza. Estamos ante una situación nueva, con la que no hemos tenido que enfrentarnos antes y eso hace que entremos en una situación de angustia, de estrés, pero también podemos sentirnos paralizadas porque no tenemos en nuestra mente las respuestas, los pasos que necesitamos dar para superar una crisis de pareja.

Cuando ya estamos inmersos en una crisis, es necesario tener en cuenta ciertos puntos que nos ayudarán a enfrentar esta situación. No vamos a poder evitar pasar por todo el proceso completo, una vez que comienza no hay manera de escaparnos, ni de que todo vuelva inmediatamente a ser como antes. Por eso, es imprescindible tomar las riendas, mantener la calma y comprender lo siguiente:

1.- Toda crisis encierra en si misma una oportunidad.

Es difícil poder ver como una oportunidad de mejora una situación en la que estamos sufriendo, en la que vemos peligrar nuestra relación de pareja, nuestro futuro e incluso el de nuestros hijos. Aun así, es necesario que sigas adelante, con optimismo, buscando qué oportunidades te trae una crisis de pareja.

2.- Enfrenta la realidad.

En la gran mayoría de las crisis de pareja existe una infidelidad. Que nuestra pareja nos haya engañado, o aún lo esté haciendo, es algo que intentamos evitar enfrentar. Está claro que pensar en esto duele, que nos hace daño, pero si comprendemos porqué se produce la infidelidad podremos ir avanzando hacia una resolución satisfactoria de la crisis.

3.- Acepta y admite tus errores.

Una crisis es una oportunidad para poder mirar hacia uno mismo, para poder analizar y detectar sus errores, para corregirlos, para pedir disculpas incluso, para aprender y crecer. Podemos centrarnos en los errores de nuestra pareja, en culparle, en vernos como víctimas, pero es necesario asumir que en una relación ambos tenemos un 50% de responsabilidad de la relación que tenemos.

4.- No busques atajos.

Cuando nos enfrentamos al dolor, a la angustia, a la desesperación que acompaña a una crisis de pareja, queremos que acabe cuanto antes, que termine ya, porque el dolor puede ser inmenso. Lamentablemente el proceso una vez que empieza, es algo que necesitamos aceptar que no tiene atajos. Una crisis de los 40 en el matrimonio puede ser como una montaña rusa. Emocional, desde luego que lo es. Los días se suceden, a toda velocidad, unas veces arriba, otras abajo, las más, pero si nos queremos bajar mientras las montaña rusa esté en marcha, los daños serán peores. Cada paso habrá que darlo, habrá que vivirlo, de la mejor manera posible.

5.- Visualiza el resultado que quieres y trabaja con ese resultado en mente.

¿De qué te sirve imaginar que todo saldrá mal? ¿Qué sentimientos genera pensar que acabarán en divorcio, que no superarán esta crisis? Dolor, miedo, angustia, frustración, rabia, desesperación…. y cargada de estos sentimientos, con el peso de estas emociones, difícilmente puedes tener la mente clara para dar los pasos necesarios para comprender como recuperar a tu pareja. ¿Cómo deseas que acabe esta crisis? Visualiza eso. Visualiza la recuperación, la paz, la conquistada armonía que ganarás tras esta crisis. Ten en mente ese resultado.

6.- Analiza la situación, pero no quedes estancada. Actúa rápido y con decisión.

A veces, estamos tan aturdidas que no es fácil entrar en acción. La confusión que sentimos cuando nuestra pareja, el hombre con el que llevamos 15 o 20 años de nuestra vida, de pronto, y sin previo aviso, nos dice que no sabe si nos quiere, o que necesita tiempo, nos produce un shock que nos deja terriblemente desconcertadas. La agresividad, en ese momento, no sirve para nada. Resignarnos y rendirnos, tampoco. Esperar que las cosas se resuelvan solas, menos. Es necesario ser parte de la solución.

7.- Mantén la calma interior. 

Cuando todo a nuestro alrededor parece descontrolarse, si también perdemos la paz interior, difícilmente podremos tomar decisiones que nos den buenos resultados. Si, la situación es complicada. Pero imaginarte un futuro desolador no te ayuda. Centrarte en todo lo negativo que estás viviendo, tampoco. Respira. Aprende de tus errores, encuentra la oportunidad de mejorar que hay detrás de esta crisis.

8.- Vive un día por vez. 

En el momento en el que somos conscientes de estar en una crisis de pareja las emociones que experimentamos son tan arrolladoras que desearíamos hacer todo lo necesario hoy para mañana tener todo solucionado. Difícil. No ocurrirá así, por mucho que quieras ir deprisa. En el pasado no puedes cambiar nada, solo puedes aprender para hacer cambios hoy. En el futuro aún es imposible hacer algo, céntrate en hoy, en vivir hoy, poco a poco.

9.- Ocúpate de ti.

En situaciones de dolor, de desesperación, podemos olvidarnos de nosotras mismas. Cuanto menos cuides de autoestima y de tu autoimagen peor vas a sentirte. Una crisis de este tipo puede hacer que te cuestiones a ti misma, que te sientas culpable, regañándote por tus errores. Este es un momento en el que la inseguridad puede estar presente cada día, te sentirás vulnerable. Pero a pesar de todo sigue ocupándote de ti.

10.- Trabaja con ayuda

Si no hemos podido prever que se avecinaba una crisis, ha sido porque desde dentro, inmersos en el problema, no hemos podido adelantarnos a esto. Si no sabemos cuáles son los problemas, difícilmente sabremos cuáles son las soluciones. Busca asesoramiento, es hora de asumir que no lo puedes resolver sola. Cuando tu coche se avería, buscas ayuda. Cuando tienes malestar físico, acudes a un médico. Ahora el problema afecta a ámbitos más importantes de tu vida, trata esta crisis como es, como un momento crucial que definirá tu futuro y para el que con ayuda estarás más capacitada para superarla.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Crisis de la Mitad de la Vida.

Contáctame enviando un mail privado a mi correo electrónico