¿Por qué tengo problemas de pareja?

Crisis de los 40

A menudo, solemos creer que es el otro quien está actuando mal, quien no nos quiere, quien se aleja y no nos demuestra que nos valora. Solemos creer que tiene conductas que no nos gustan porque es una persona desconsiderada o egoísta…. Pero, a decir verdad, en algún momento de la relación, iniciamos un diálogo destructivo que ha dado lugar a estas conductas.

“Tener una pareja donde ambos son felices y se sienten satisfechos no es fruto del destino, de los astros ni de la casualidad, sino, básicamente, del comportamiento de cada una  de las partes de la pareja”

Nuestras conductas, pueden ayudar a que nuestra pareja mejore así como pueden conducirla al fracaso.

¿Cuáles son los comportamientos que debemos evitar para tener una pareja feliz?

  • Discutir por un tema y terminar sacando otros asuntos que no han quedado resueltos en ocasiones anteriores. Es mejor, cuando nuestra pareja saca un tema del pasado, decirle: Si tienes razón, esto no lo hemos resuelto, pero ahora estamos hablando de otro tema. Si quieres, resolvemos primero esto, y luego hablamos de eso.
  • Gritarse, agredirse, defenderse contraatacando cuando nos sentimos heridos. Dicen que no hay mejor defensa que un buen ataque. Esta máxima no vale para las relaciones de pareja. Puede que sean útiles para una guerra, pero el matrimonio no debería ser un campo de batalla donde actuemos contraatacando ante la mínima ofensa. Si tu pareja se muestra agresiva, no continúes la conversación. Utiliza las técnicas asertivas y aplaza la charla hasta que se calme.
  • No generalizar. Ceñir nuestras charlas a situaciones concretas, a conductas puntuales y no utilizar el “siempre” o el “nunca”. Siempre eres igual. Nunca me escuchas. Todo lo haces mal. Nada te gusta. Son frases totalmente improductivas y alejadas de la realidad. Es mejor decir. No me gusta como actuás hoy. Siento que no estás escuchando. Si no te gusta esto, puedes plantear tu otra solución.
  • Evita la crítica, la queja y el marcar los errores del otro. No hay nada más destructivo en una relación que la queja. Si nos quejamos constantemente de lo que nuestra pareja hace mal, de lo que no hace, de lo que prometió y no hizo, lo único que conseguiremos es que se aleje, se sienta mal y se sienta dolido al escucharnos. Ese amor que sentía por nosotros al principio, se irá desvaneciendo ahogado por nuestras críticas y quejas. No lo hagas. ¿Acaso no puede cometer errores? Las personas no somos perfectas, ni tu pareja, ni tú lo son. Acepta esto como una realidad y céntrate en situaciones concretas, para resolverlas, no para quejarte o criticar.
  • Imponer castigos al otro. Si tu pareja no ha hecho lo que tú esperabas, o te enfadas por algo, tu mente te dice: Ahora no le voy a hablar hasta que me pida perdón. Ahora no vamos a tener sexo hasta que se disculpe. Recuerda que tu pareja no es un niño pequeño al que puedes castigar porque se ha portado mal. Es una persona adulta, igual que tú, y tiene derecho a equivocarse. Tiene derecho a ser como es y  no como tú deseas que sea. Desear que los demás cumplan con nuestro ideal, (a menudo nada real) es una gran fuente de frustración para ambos miembros de la pareja.
  • No prestar atención a sus reclamos. Cuando tu pareja se queja por algo, no le digas que está mal quejarse, no le digas que Siempre está con lo mismo. Escucha! Si te lo dice, por algo será. Presta atención y procura resolver la situación, en lugar de sentirte criticada u ofendida. Resolver esas pequeñas críticas pronto, te evitará mucho sufrimiento en el futuro.
  • Olvidarse del Refuerzo Positivo en la pareja. El “refuerzo positivo” (un elogio, una reacción positiva ante su esfuerzo, ante su cariño, ante las cosas que hace habitualmente y que nos gusta que haga) es mucho más efectivo que la crítica o la queja. Si apreciamos lo que nos gusta de nuestra pareja, y se lo comunicamos, eso hará que se sienta más motivado a repetir esa conducta. Aprende a utlizar el refuerzo positivo y notarás los beneficios en la vida diaria.
  • No prestar atención a las etapas de la vida. La crisis de los 40 puede caer en cualquier pareja, sin importar lo unidos que hayan estado hasta ese momento. ¿Qué le pasa a mi esposo?  te preguntarás cuando empieza a mostrarse agresivo, lejano, menos comprensivo y cariñoso. Si te centras en “atacar” sus síntomas, no serás capaz de frenar el tsunami que se avecina. Ante estos cambios de conducta en tu esposo, recurre rápidamente a investigar qué es la crisis de los cuarenta y asume que tú puedes hacer cambios para que la devastación no acabe con tu matrimonio y un divorcio seguro.

Si trasladamos todas las responsabilidades de nuestra infelicidad en la pareja, al otro, perdemos un tiempo valioso que podemos aprovechar para mejorar nuestra comunicación y mejorar nuestra relación.

Si quieres profundizar en este tema, te invito a escuchar la Conferencia Comunicación en la Pareja, ahora mismo, al pinchar en este enlace. 

Viki Morandeira

Tu coach personal

Especialista en Inteligencia Emocional

Anuncios

2 comentarios en “¿Por qué tengo problemas de pareja?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s