7 hábitos mortales para una relación de pareja

 

Está claro que nadie tiene la intención de cometer errores. Nos casamos, amamos a nuestra pareja y creemos estar haciendo las cosas bien…. pero de la teoría a la realidad hay un abismo que se puede estar agrandando debido a estos 7 hábitos que son mortales en una relación de pareja.

  1. Castigar
  2. Quejarse
  3. Culpar
  4. Amenazar
  5. Perseguir
  6. Criticar
  7. Sobornar

Sobre la crítica y el reclamo he escrito anteriormente que son dos actitudes que destruyen una relación de pareja. También he escrito sobre otros malos hábitos que dañan nuestro matrimonio.

Ahora mismo, quizás te resulten dolorosos los errores de tu pareja, quizás estés pasando por una crisis matrimonial o tu pareja esté en medio de la crisis de los 40 y tu relación se vea en riesgo. Quizás pienses que quien tiene que cambiar es tu pareja, corregir sus errores y así la relación mejoraría…. Si, posiblemente. Pero cuando la otra persona cree que la solución es separarse, no conseguiremos nada intentando que vea que no somos su problema. Es mejor hacer un examen de conciencia, analizar nuestros posibles malos hábitos y hacer cambios rápidamente. Pase lo que pase, dejar de cometer estos errores es un beneficio para uno mismo, ya que da como resultado mejores relaciones con los demás.

A nadie le gusta que lo castiguen ¿verdad? ¿Cómo te has sentido tú cuando alguien te ha castigado? ¿Cómo crees que se ha sentido tu pareja? No, si yo no castigo a mi pareja… Es probable que todos creamos que no cometemos estos errores. Es normal. Si fuéramos conscientes de nuestros errores no los cometeríamos. No somos tan tontos como para hacer algo que daña nuestro matrimonio de manera consciente. Pero, de manera inconsciente, es decir, sin tener conciencia de ello, lo hacemos.

No somos conscientes que por lo general, en nuestra infancia, hemos ido experimentando situaciones en las que los demás cometían estos mismos malos hábitos, nos dolían, nos lastimaron, incluso sin intención de hacerlo, pero ahora, en nuestra fase adulta, repetimos aquello mismo que vivimos como errores de los demás, con nuestra pareja, con las personas de nuestro entorno.

Nos han dicho, por ejemplo, “Si no acomodas tu cuarto no hay usarás la consola de videojuegos” Bueno, esto lo habremos dicho nosotros, porque en nuestra infancia quizás no teníamos videojuegos aún. Pero imponer un castigo si no se cumple con algo es un error en una relación adulta tanto como al educar a nuestros hijos.

También hemos sido sobornados, “Cuando acabes todas las tareas te dará un premio” y sin darnos cuenta, luego de pasar por el soborno y el castigo en nuestra infancia, ahora tenemos ese hábito incorporado. A nuestros padres los amamos, siempre serán nuestros padres, incluso aunque de pequeños hayan recurrido al soborno o al castigo en un intento de controlarnos. Pero nuestra pareja no estará ahí para siempre si repetimos este mal hábito. ¿Como castigamos a nuestra pareja? Con el silencio, con la “cara de perro” que le ponemos cuando no hace lo que esperábamos que hiciera, con no darle nuestro amor al no cocinarle su comida favorita, utilizando el sexo como premio o castigo….

¿Recuerdas cómo te sentías o como te sientes si alguien quiere controlarte mediante el castigo, el soborno, la culpabilización, la queja? Nadie quiere ser controlado, y lo más habitual será la resistencia, el rechazo, la lucha, la mentira. Para evitarlo tu pareja puede haber encontrado decenas de maneras. Y tú, puedes frenar esto, dejando de utilizar el castigo como manera de conseguir algo.

Piensa, forzar a alguien solo saca su instinto natural de supervivencia, genéticamente estamos predispuestos a resistirnos cuando nos sentimos obligados a hacer algo. Piensa en esto. ¿Te ha dicho alguna vez tu pareja que hará algo cuando quiera hacerlo y no cuando tú se lo pidas? Si te ha respondido de mala manera, ha sido porque se ha sentido “presionado y obligado” a hacer algo que en ese momento no quería hacer.

¿Te quejas con asiduidad? Si tu manera de intentar que tu pareja reaccione es quejándote cuando no hace lo que tú esperabas que hiciera, también estás cometiendo un error. Es necesario ser conscientes de la inutilidad de la queja. 

¿Sirvió para algo que tus padres o profesores, o abuelos se quejaran de ti en el pasado? Si, puede haber servido para que sintieras que no valías para nada, que nunca podrías llegar a ser como ellos esperaban que fueras y eso puede haberte hecho sentir que les desilusionabas… ¿Te has parado a pensar que así se puede sentir tu pareja cada vez que te escucha quejarte por lo que hace mal o por lo que no hace? La queja es totalmente improductiva. Piensa…. ¿Eres consciente del mensaje que hay detrás de tu queja?

Cuando nos sentimos mal, cuando algo no es como nosotros esperábamos, cuando nuestra pareja no cumple nuestras expectativas, podemos caer en la culpabilización. Podemos expresarlo y culpar a nuestra pareja porque no nos sentimos valorados, porque no nos comprende, porque no nos sentimos importantes en su vida. Pero desde la culpa jamás llegaremos a poder ser entendidos. Nadie quiere ser el malo, ser considerado el culpable y en lugar de comprender tus emociones, cuando le culpas, solo podrá defenderse.

Ni amenazar, ni perseguir y presionar, ni criticar son útiles para una relación de pareja. Son hábitos nocivos que van poniendo distancia entre tu pareja y tú y lo peor de todo es que puedes estar haciéndolo sin ser consciente.

7-habitos-mortales

7 hábitos mortales vs 7 hábitos de amor

Para mejorar una relación que se ha visto afectada por conflictos derivados de estos malos hábitos o para mejorar una relación en crisis, es necesario asumir que tenemos como mínimo un 50% de responsabilidad. ¿Estás cumpliendo bien, al 100%, con tu 50% de responsabilidad?

No es fácil, pero sí es posible y deseable, mejorar nuestra relación de pareja. Piensa, analiza, reflexiona en qué momentos necesitas utilizar la aceptación en lugar de intentar presionar o castigar.

A veces, es necesario recurrir a una ayuda externa, a un terapeuta, a una persona con experiencia que pueda guiarnos para mejorar nuestra relación de pareja. Si crees que para ti ha llegado ese momento, escríbeme. En un proceso de coaching online, sin importar si vives en España o en otro país, hay mucho que podemos juntos para mejorar tu relación de pareja, e incluso para evitar que todo acabe en un doloroso divorcio y con 15 o 20 años de relación tirados por la borda.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Crisis de pareja

Basado en un texto de la Lic. Graciela E. Prepelitchi

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “7 hábitos mortales para una relación de pareja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s