Mi pareja me miente y oculta tonterías

file0001940578401

En una relación de pareja sana la mentira es algo que “no debería” existir. Al trabajar con mujeres cuyos esposos están en crisis, es muy habitual que me comenten esto con frases como: me miente y me lo niega, mi pareja me oculta cosas….   Cuando analizan esta situación, la hacen desde “ellas” y a menudo, juzgan la situación y deciden que su esposo es un mentiroso.

Se analiza la situación desde ese punto de vista, con la premisa de que “no deberían” mentir. Pero para poder resolver esta circunstancia, necesitamos analizarla desde otro punto de vista. En lugar de preguntarnos, ¿porqué me miente mi esposo a mi?, sería más apropiado preguntarnos, ¿qué le lleva a él a no ser sincero con esto, porqué él no se siente cómodo como para decir lo que de verdad hace?

Para que tu pareja deje de mentir es necesario entender el porqué de la situación.

 

En es un relato del Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi y fundador del instituto M.K. Gandhi para la Vida Sin Violencia, podrás reflexionar sobre ello. En una conferencia que tuvo lugar en la Universidad de Puerto Rico, compartió la siguiente historia, refiriéndose a la mentira en una relación hijo-padre, pero que nos sirve perfectamente para comprender si quieres tener respuesta para tu pregunta: ¿por que mi esposo me miente?

LA MENTIRA DESCUBIERTA

Yo tenía 16 años y estaba viviendo con mis padres en el instituto que mi abuelo había fundado en las afueras, a 18 millas de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, en medio de plantaciones de azúcar. Estábamos bien al interior del país y no teníamos vecinos, así que a mis dos hermanas y a mí, siempre nos entusiasmaba el poder ir a la ciudad a visitar amigos o ir al cine. Un día mi padre me pidió que le llevara a la ciudad para asistir una conferencia que duraba el día entero y yo aproveché esa oportunidad.

Como iba a la ciudad mi madre me dio una lista de cosas del supermercado que necesitaba y como iba a pasar todo el día en la ciudad, mi padre me pidió que me hiciera cargo de algunas cosas pendientes, como llevar el auto al taller.

Cuando me despedí de mi padre él me dijo:

– Nos vemos aquí a las 5 pm. y volvemos a la casa juntos. Después de completar muy rápidamente todos los encargos, me fui hasta el cine más cercano. Me concentré tanto en la película, una sesión doble de John Wayne, que me olvidé del tiempo.

Eran las 5:30 p. m. cuando me acordé. Corrí al taller, conseguí el auto y me apuré hasta donde mi padre me estaba esperando. Eran casi las 6 p. m.

Él me preguntó con ansiedad:

– ¿Por qué llegas tarde?

Me sentía mal por eso y no le podía decir que estaba viendo una película de John Wayne; entonces le dije que el auto no estaba listo y tuve que esperar…esto lo dije sin saber que mi padre ya había llamado al taller.

Cuando se dio cuenta que había mentido, me dijo:

– Algo no anda bien en la manera como te he criado puesto que no te he dado la confianza de decirme la verdad. Voy a reflexionar que es lo que hice mal contigo. Voy a caminar las 18 millas a la casa y a pensar sobre esto.

Así que vestido con su traje y sus zapatos elegantes, empezó a caminar hasta la casa por caminos que no estaban ni pavimentados ni alumbrados. No lo podía dejar solo… así que yo manejé 5 horas y media detrás de el… viendo a mi padre sufrir la agonía de una mentira estúpida que yo había dicho.

Decidí desde ahí que nunca más iba a mentir.

Muchas veces me acuerdo de este episodio y pienso… Si me hubiese castigado de la manera como nosotros castigamos a nuestros hijos… ¿hubiese aprendido la lección?. ¡No lo creo!…

Hubiese sufrido el castigo y hubiese seguido haciendo lo mismo... Pero esta acción de no violencia fue tan fuerte que la tengo impresa en la memoria como si fuera ayer…

¡Éste es el poder de la vida sin violencia!.

Aunque este es un relato donde se da una mentira de un hijo a un padre, nos sirve perfectamente para comprender que el motivo de la mentira en una relación de pareja es el mismo. El miedo al castigo, la falta de confianza suficiente como para decir la verdad sin miedo a las represalias, el miedo a fallar al otro o recibir su desaprobación.

¿Qué “tonterías” son las que te oculta tu pareja?

¿Cuáles son esas “mentiras” que te cuenta, ocultando algo que ha hecho o ha comprado?

Tu pareja no te miente porque sea una persona mentirosa, si oculta cosas, si miente, tu tienes un 50% de responsabilidad en la situación. Un 50% es el miedo de tu pareja, que no le permite ser sincero, que lo paraliza y hace que se sienta más cómodo contando una mentira que diciendo la verdad. Y el otro 50% en la mentira de tu pareja es tu responsabilidad. ¿Qué estás haciendo de manera incorrecta para que se esté dando esta situación? ¿Qué puedes hacer tú mejor, qué necesitas cambiar, para que tu esposo no necesite mentir? Pregúntate:

¿Soy una persona cercana, con quien se puede hablar? ¿Si mi esposo no puede hablar conmigo, qué necesito cambiar para asumir la responsabilidad de mi 50% y crear un clima de confianza y seguridad en el que mi esposo pueda hablar, pueda sincerarse sin ningún tipo de miedo?

¿Mis opiniones y mi manera de hablar le permiten a mi pareja expresarse, decir lo que piensa o siente sin importar que sea diferente a mi punto de vista?

¿Cómo es mi empatía a la hora de comunicarme con mi pareja?

¿Mi pareja siente que yo censuro algunas de sus elecciones, gustos, decisiones, preferencias, necesidades y me las oculta porque a mi no me gustan?

Cuando nuestra comunicación en algún momento falla, es necesario pensar en asumir nuestro 50% de responsabilidad. ¿Lo estamos haciendo?

Este relato, nos enseña la importancia de nuestros actos. Castigar a un niño cuando hace algo mal, cuando miente, no nos da el resultado que esperamos. Y aun así, volvemos a repetir la conducta errónea, volvemos a castigarle. Si queremos aprender como hacer que un niño no mienta, necesitamos aprender esta lección.  No uses el castigo, usa tu intelingencia emocional

En la relación de pareja, muchas veces hay interacciones similares a la de madre-hijo. Nuestro esposo cree que tenemos que aprobar todo lo que hace, decide o quiere hacer y si no lo vemos igual que él, y lo expresamos, lo ven como un No dicho por una madre a su hijo. Al final, lo hará igual, pero a escondidas. Ahí es donde surge la mentira. Y es un error, porque esa mentira luego da lugar a discusiones, a conflictos, y tu pareja puede sentir que tú eres quien está equivocada, quien le controlas… sin darse cuenta que esto tiene un origen anterior. Su propia incomodidad para explicar que necesita hacer algo, su falta de asertividad al comunicar sus necesidades.

Pensamos diferente, pero eso no quiere decir que no podamos entendernos y más cuando nuestra pareja nos dice: Esto es importante para mi, quiero hacerlo, me gusta, me hace feliz.

Recuerda, si en tu pareja hay mentiras, tú tienes un 50% que puedes mejorar para que no se siga repitiendo. Cambiando ciertas conductas y comportamientos a la hora de escuchar a tu esposo, la mentira y el ocultamiento serán cosa del pasado. Si no sabes cómo hacerlo, podemos trabajar juntas. El coaching para parejas mejora notablemente una relación y evita crisis que pueden llevar a un matrimonio al borde del divorcio.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

fuente foto

Puedes enviarme un mensaje privado, directamente a mi correo, para analizar juntas las posibilidades de mejorar tu relación de pareja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s