Mi relación se acaba, ¿qué hago?

como perdonar y olvidar la infidelidadPara quien ha escuchado las palabras separación, te quiero pero no te amo, somos muy diferentes, necesito tiempo para pensar… es necesario asumir que se vienen tiempos duros. Mi relación se acaba, que hago para evitar el divorcio, le amo, no quiero que mi matrimonio termine… es la reacción habitual. Pero el dolor, el desconcierto son tales, que damos manotazos de ciegos, o nos quedamos en una especie de parálisis, provocada por el miedo.

Si tú estás ahora en una situación de crisis matrimonial, si tu pareja tiene entre 35 y 50 años, si han empezado a discutir más de la cuenta, si has descubierto o te ha confesado una infidelidad, lo siento muchísimo. Ahora, el dolor será inevitable, salvo que seas de piedra…. Lo que no puedes permitirte es perder tiempo, dejar que las cosas se solucionen solas, o rendirte sin haber luchado por recuperar a tu pareja.

La felicidad es la coherencia entre lo que sientes, lo que piensas y lo que haces. Así resumía Gandhi el concepto de felicidad. ¿Y qué tiene que ver la felicidad con el momento más triste y desgarrador de mi vida, te preguntarás? Quizás ahora, mientras tu matrimonio está en crisis, difícilmente puedas experimentar felicidad. Pero en el futuro, si ahora HACES lo que sientes y piensas, te aseguro que podrás tener paz y recuperar la felicidad, pase lo que pase.

Ante una situación de crisis de pareja, cuando estás llena de dolor y desconcierto, quizás hablas con tu madre, con tus hermanos, cuñados, con amigas, compañeros de trabajo… y cada uno tendrá una opinión sobre tu situación. Muchos, por ayudarte, te dirán: Déjalo, no te mereces que te trate así.  ¿Es eso lo que tú realmente quieres? Recuerda que la felicidad está en hacer lo que sientes que tienes que hacer, está en hacer lo que TU piensas que tienes que hacer. Lo que opinen los demás no te dará felicidad. Quizás rendirte haga que por un momento dejes de sufrir… ¿y luego?

caratula libro mas pequeñaSi no has luchado, si no has hecho TODO lo posible e imposible para entender qué le pasa a tu esposo, para comprender cómo evitar llegar al divorcio, si no has hecho todo para recuperar a tu pareja y mantener tu relación, es posible que en el futuro pienses: ¿Y si lo hubiera intentado un poco más? ¿y si hubiera hecho esto o aquello? La manera de tener la conciencia tranquila, de poder tener felicidad, incluso si finalmente te separas, es LUCHAR, HACER LO QUE TE PIDE TU CORAZÓN, hacer lo que piensas que puede funcionar, lo que sientes que aún puedes hacer para seguir siendo una pareja.

En el mundo entero, millones de parejas se enfrentan a crisis durante la “vida” de la relación. Un gran porcentaje acaban separándose. Pero otro porcentaje, pueden sacar algo bueno de esa crisis y construir un matrimonio feliz, más sólido y maduro.  Cuando hace casi una década me encontré en esta situación, leí que la infidelidad se superaba en un 35%. Si había 1.000.000 de parejas que tenían que pasar por una infidelidad, eso suponía que 350.000 conseguían seguir juntos tras una infidelidad. Era una gran cantidad de parejas. Creí en las posibilidades, pensé y sentí que era posible, e hice hasta lo imposible para lograrlo. Y así fue. Pero soy realista, no en todas las crisis en las que proporciono asesoramiento logramos evitar una separación… No siempre lo conseguimos y puedo asegurarte que me duele como si yo misma estuviera en el lugar de mi clienta.

Puedo entender perfectamente el dolor y la desolación cuando una de mis clientas se separa, porque AMO como ella ama. Porque me pongo en su piel y soy consciente que si yo estuviera en su lugar, tendría los mismos sentimientos. ¿Cómo no sentirse desoladas, hundidas cuando estamos aún convencidas de que podríamos seguir juntos, incluso cuando nuestro esposo se ha ido de casa y tiene otra persona? Yo jamás diría a una persona, deja de luchar, si todavía su corazón le pide que lo intente.

Se que a mi me costaría rendirme, ¡¡¡que lucharía como tú!!! Por eso entiendo perfectamente cuando una de mis clientas se resiste a darse por vencida. Me duele su dolor, como si yo misma estuviera ahí, en su lugar, es imposible evitar que las lágrimas te empañen los ojos cuando sabes, porque lo has vivido de muy cerca, el dolor que está pasando otra persona.

Cuando han dejado de convivir, cuando queremos que vuelva, ¿qué no podemos hacer?

Lo que no es decisión nuestra. Lo que nosotras no podemos hacer, porque está fuera de nuestra zona de influencia.

Si llueve, por ejemplo, por mucho que bailemos la danza de la lluvia… no va a parar de llover, ¿verdad? Así que nos tocará aceptar la lluvia, ponernos las botas de agua, elegir un lindo paraguas y salir a la calle, a seguir con lo que estábamos haciendo, porque que llueva o no llueva, es algo que no está en nuestra zona de influencia.

NO nos quedamos en la puerta de casa protestando porque llueve, protestando porque nosotras no queríamos que lloviera, no nos quedamos ahí, protestando porque ahora tenemos que ir a buscar el paraguas, las botas, cambiar los planes…. ¿verdad?

En la vida hay momentos en los que nos toca aceptar que no todo es posible. Hay momentos en los que nos toca sembrar… con amor poner unas semillas en la tierra…. con esperanza abrir el surco, volverlo a tapar, para que esa semilla tenga una oportunidad… con fe …. pero una vez que la semilla está ahí, en la tierra, ya no tenemos todo el control de lo que pueda pasar. La tierra puede ser estéril, puede no dar vida a esa semilla…

esto si es mi responsabilidad zona influencia

ACEPTAR QUE HOY están separados, no es cerrar toda posibilidad a que haya una recuperación de la relación. Incluso tras una separación, que queremos revertir, es necesario vivir, poder sonreír, por ti, por tu vida, por tus hijos… Si pasado un tiempo, tu esposo regresa, genial, pero si no regresa, no habrás entregado tu vida, tu juventud, tu tiempo en este mundo por los errores que el cometió. La vida es demasiado corta y demasiado hermosa para desperdiciarla. NO sabemos lo que ocurrirá en el futuro. ¿Y si en el futuro hay para ti un amor aún más grande? ¿Vas a arriesgarte a no vivirlo?

Estar bien, comenzar a estar bien, POR TI, es necesario. Y no significa que te rindas. ¡NO significa que te des por vencida! Paso a paso y día a día es necesario encontrar motivos para seguir adelante, porque los tienes.

 

Si tu corazón te pide que sigas luchando, si sientes que aún queda algo por hacer, aquí me tienes.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Crisis de Pareja

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s