Hazlo por ti. En primer lugar, por ti.

family-3090056_640

 

La vida te sacudirá. Te golpeará en una forma en la que no habías conocido hasta ahora. No. No soy fatalista, ni vidente, al contrario, soy una persona de las más optimistas!!! Ser optimistas no nos convierte en ingenuas. Si estás casada o en pareja, es casi seguro que en algún momento de la relación algo sucederá y te dolerá. Una crisis de pareja no tiene porqué ser el final de un matrimonio. Somos ingenuas si creemos que se llega a las Bodas de Oro sin haber tenido ni una sola crisis. Este artículo es para aquellas mujeres que hoy están sufriendo, pero que desean poder continuar luchando por sus parejas, para superar esta crisis y construir un mejor matrimonio, con bases más sólidas y lleno de amor. Se puede. Y si los demás te dicen que no, tú solo calla y demuéstrales con tu vida, con tu realidad, que se podía!!!

Si has leído mi anterior artículo sobre las Fases durante una Crisis, posiblemente puedas decir en qué fase te encuentras tú ahora. Mi trabajo consiste en acompañarte desde la negación, la incredulidad, la ira, hasta la aceptación y la actitud positiva, porque será allí, en esa fase, donde estés mejor preparada para recuperar la relación con tu pareja.

En una pareja, donde ha habido amor, después de años de matrimonio o relación, si te enfrentas al momento en el que te dice: NO se si te quiero, no siento lo que debería sentir, Necesito tiempo, No te quiero como te debería querer, o has tenido que escuchar que te pedía el divorcio, que la relación no funcionaba, incluso puede que te enfrentes a una infidelidad…. las primeras etapas son terribles.

No puede estar ocurriendo. NO a mi, NO a nosotros.

Es complejo, incomprensible y pueden sucederse la ira, la rabia, por lo injusta que es la situación, por la infidelidad, y las charlas tratando de que todo vuelva a ser como antes.

Si estás enfrentando una crisis de pareja es necesario asumir que las cosas “en general” no pueden ser como antes. Esta crisis les cambiará, a los dos, y cambiará la relación. En una inmensidad de casos, lo que ocurrirá será el divorcio. Pero hay otro camino, hay un camino por el que pueden conseguir ser felices nuevamente, y si deseas tomar ese camino, estás en todo tu derecho. Será difícil, pero nadie dijo que la vida fuera fácil.

Si pones la mano en tu corazón y te pide que luches por tu pareja, HAZLO. Es tu vida. Es tu familia. Son tus hijos. Se puede. Podemos hacerlo juntas. 

Tras una crisis de pareja con infidelidad o sin ella, las primeras semanas son las más dolorosas. El dolor puede continuar durante semanas o meses, pero también puedes ser parte de la solución y hacer que esas etapas se acorten y llegue antes el optimismo y la actitud positiva. Porque te conviene. Porque así podrás actuar desde la claridad y la serenidad.

Pasar por una crisis de pareja es algo terriblemente doloroso. No solo nos enfrentamos a la idea de perder a la persona que amamos, sino también de perder la familia tal como la conocíamos, perder el futuro que imaginábamos, incluso cambiar de residencia, de vida, de todo… Por eso es algo incluso más doloroso que la muerte de un ser querido. Se nos va un poco de nuestra vida…. Pero no tiene porqué ser así.

El primer momento puede ser un camino lleno de dolor, de soledad, aunque tenga amigas y familiares que te apoyen. Pero será necesario llegar a una etapa de templanza, serenidad y madurez para poder enfrentar la tarea más importante, que es la recuperación de la pareja.

Desde el dolor y la incomprensión con la que llega una crisis de pareja, violentamente, sin que la esperemos, hasta que podamos recuperar la paz, la serenidad, habrá que ir transitando un camino complejo. Pero al final del camino el crecimiento personal, la madurez, la humildad, dan lugar a esa serenidad tan necesaria.

Cuando nos enfrentamos a una crisis, cuando en tu cabeza resuena “me ha pedido tiempo, volverá”. Cuando en tu mente retumba “me ha pedido el divorcio”, lo más probable es que veas a tu pareja como Al Malo de la película. Y si estás en la fase de ira, tu rabia hará que lo ataques, que no sea sencillo conversar ni mantener la calma.  Y su actitud será defenderse, contraatacando, desde la ira también,  levantando un muro para no ser atacado, porque el no pensaba que fuera justo que se le trate como a un “maldito cretino insensible”.

¡¡NO digo que tú lo trataras así!! Es solo explicar qué ha pensado tu pareja, porqué lo ha sentido así y el motivo de sus reacciones contra ti.

Para llegar de esa ira y esa agresividad, hasta que tu esposo pueda acercarse, hablar, incluso poder comenzar a reconstruir la relación, es necesario un trabajo complejo. Necesitarás sembrar paz, ganar el terreno perdido y que pueda sentirse confiado, tanto como para permitirse volver a acercarse a ti, sin miedo, sin ira.

Esto a veces tarda más de lo que nos gustaría. Cuanto antes comencemos a preparar estas condiciones, por supuesto, antes llegarán. Pero no podemos presionar, ni forzar, sino ir transitando este camino con paciencia. Es difícil, pero podrás hacerlo, podemos hacerlo juntas.

A veces un mes, dos, cinco, nos parecen una eternidad. Son mucho tiempo, es verdad. ¿Pero no nos habíamos propuesto amar hasta el final de nuestros días? ¿Qué son unos meses mal, si logramos recuperar la relación, y luego tenemos 20 o 30 años del mejor amor del mundo?

Mucha gente no lo entenderá. Mucha gente no entenderá que quieras luchar por mantener a tu lado a tu pareja, cuando les cuentas por lo que estás pasando. ¿Qué le habrías dicho tú, antes de estar hoy donde estás, a una amiga cuyo esposo le dice que se quiere divorciar y que tiene otra? Posiblemente lo que te dicen a ti. La gran mayoría puede decirte lo que quizás ya has oído. Déjalo, olvídate de él, Haz tu vida, NO te lo mereces, NO se merece a alguien como tú. 

TE quieren y quieren que no sufras. Pero no comprenden que dentro de tu corazón hay una llama encendida que te dice, LUCHA, ESPERA, APRENDE, DALE TIEMPO, INTENTALO, ARRIESGATE.

Es tu vida, y hay decisiones en las que otras personas no pueden ayudarte.  Ojalá pudiera ver el futuro y decirte, te quedan 5 meses de lucha y volverá. O decirte, mejor déjalo porque veo que no regresa. Pero no soy vidente, ni creo en esas cosas. Creo en el poder de nuestros actos, creo en el amor que nos tuvimos como pareja, creo en el aprendizaje, creo en el crecimiento personal y en como una pareja puede superar etapas durísimas, porque lo he hecho, porque le he visto hacer por las mujeres a las que he llevado de la mano. Y creo que incluso cuando no recuperamos la relación, haberse implicado para salvarla, por propio deseo de nuestro corazón, nos da la seguridad de poder dormir en paz y rehacer nuestra vida desde la felicidad plena, cuando tenemos la certeza de que no podemos reprocharnos por habernos rendido, o por no  haberlo intentado.

Si quieres luchar por tu matrimonio, por superar una crisis de pareja, pero tu esposo no quiere hacerlo, escríbeme. Podemos trabajar juntas. Como coach en crisis de pareja sé que puedo ayudarte. 

Viki Morandeira

Anuncios
Publicado en: blog

Un comentario en “Hazlo por ti. En primer lugar, por ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s