Mudanza

NUEVA WEB

CRISIS DE LOS 40

Vacacionesen la playa y mucho Yoga.

Anuncios

NUEVA WEB

Hola, este es un mensaje corto, para avisarte que ME MUDO.

A partir del 25 de mayo esta web dejará de estar operativa y podrás encontrarme en mi nueva “casa”

www.vikimorandeira.com

Imagen 3

Puedes suscribirte a mi nueva página, dónde a partir de ahora publicaré todo el contenido que quiero compartir contigo para guiarte a tener un Matrimonio, una Pareja, cada día más feliz, más sana, a prueba de crisis!!!

Puedes suscribirte, y así no perderte ninguno de los nuevos artículos que estoy preparando para mi nuevo blog.

Seamos el cambio que queremos en el mundo, decía Gandhi. Y cada uno puede poner su granito de arena. Este es el mío para que nuestro mundo tenga cada día más familias unidas y menos familias monoparentales. Para que las estadísticas de divorcio cada vez bajen más, en lugar de subir. Para que muchos niños, cada vez más, tengan a su mamá y a su papá juntos y felices, como tienen nuestros tres hijos.

http://www.vikimorandeira.com/blog/

Aquí puedes comenzar a leer el material ya publicado.

Nos vemos en mi nuevo casa.

Viki Morandeira

Coach ontológico

En una cruzada contra la Crisis de los 40

Con el amor no basta

Algo que no solemos tener en cuenta, cuando estamos felizmente en pareja, es que con el amor no basta para mantener unida una pareja. Una crisis puede desatarse delante de nuestros ojos sin que siquiera hubiéramos anticipado que nos podía suceder.

Ingenuamente, creemos que porque nos amamos, nada puede separarnos. Y tristemente, la realidad es otra. En España, por ejemplo, más de 100.000 parejas que estaban felizmente casadas, se divorcian cada año. ¿Se habían dejado de amar? ¿Por qué se separa una pareja? ¿Porqué si yo creo que le amo y que él me debería amar, estamos en una crisis de pareja?

Uno de los puntos que hay que tener en cuenta. Aunque yo crea que es posible recuperar el matrimonio, que nuestros conflictos eran por tonterías, que no es tanto como para divorciarnos, nuestra pareja puede tener resistencia al cambio. Está claro que si hemos entrado en crisis, aunque no seamos la persona que expresa que ya no siente lo que debería sentir, algo hay que hacer. Y esos cambios serán los que puedan dar lugar a una relación nueva.

Esto es algo que compruebo con gran satisfacción cuando recibo mails de antiguas clientas, como el siguiente mensaje que he recibido hoy.

testimonio pau

Cuando deseamos recuperar nuestra relación, no siempre nuestro esposo estará dispuesto a ir a terapia de pareja. Pero incluso aunque no lo haga, si tú te decides a aprender cuáles han sido los problemas que han desgastado la relación y haces cambios constructivos,  eso llevará a tu pareja a hacer cambios positivos.

El camino para recuperar una relación de pareja requiere tener comprensión, paciencia, una correcta actitud y esperanzas.  En unos meses, lo que hoy te está doliendo tanto y te hace ver tu futuro negro, al borde del abismo, en un tiempo puede haber quedado atrás y puedes agradecer que esta crisis haya “sacudido” tu vida porque gracias a ello han logrado una relación mejor. Este es mi trabajo. Lograr acompañar a cada mujer con la que trabajo en el camino hacia una pareja mejor, ayudándole a comprender, a actuar con paciencia, a hacer los cambios con una actitud correcta y a no perder las esperanzas.

Es posible que tu pareja tenga resistencia a creer que la relación puede mejorarse. Lo más habitual es que crea que “las personas no cambian”, que si hemos sido de una manera durante años, no hay manera de que cambiemos.  La resistencia de nuestra pareja a creer que podemos recuperar la relación y volver a ser felices puede dividirse en 4 tipos de argumentos. Incluso nosotras mismas podemos identificarnos en estos argumentos pesimistas, incrédulas ante la posibilidad de VOLVER a ser QUIENES ERAMOS.

Argumentos derrotistas

  • Nada de lo que hagamos puede hacer que nuestra relación mejore.
  • Mi pareja no va a cambiar.
  • Mi pareja no quiere colaborar, y sola/o no puedo hacer nada.
  • Ya he sufrido demasiado, no tengo fuerzas para seguir intentándolo.
  • No  creo ser capaz de cambiar.
  • Hasta ahora no hemos podido lograrlo, ¿como vamos a poder mejorar nuestra relación?

Argumentos con auto justificación

  •  ¿Como no comportarme así luego de lo que me ha hecho?
  •  

    Es normal reaccionar como yo he reaccionado en esta situación.

  • Me está haciendo tanto daño, que se merece sufrir.

Argumentos Si tu no..yo tampoco

  • Yo siempre he sido quien ha puesto más en la relación, ahora le toca a él/ella.
  • Mientras el/ella no de el primer paso, yo no daré ninguno.
  • No es justo. ¿Porqué yo debería hacer todo el trabajo?
  • En el pasado me ha hecho mucho daño, ahora le toca a ella/el pasar por lo que yo he pasado.
  • ¿Y si mi pareja no se compromete igual que yo a salvar el matrimonio?

Argumentos el problema lo tienes tú

  • Yo no soy el problema en la relación, el problema es la conducta de mi pareja.
  • A mi no me pasa nada, yo soy feliz, si el/ella es infeliz, será quien tiene que hacer cambios
  • Mi pareja no sabe perdonar, solo tiene odio y rencor y ese es nuestro problema.
  • ¿Qué hacemos cuando comprendemos que estamos en plena crisis y que incluso con todo el amor que tenemos por nuestra pareja, no basta para mantener la relación a flote?

Dejar de tener miedo a intentarlo. Dejar de argumentar con opiniones derrotistas, darle una opción a la esperanza, implicarnos, al 100%, en lograr aprender y hacer cambios constructivos en la relación. Gran cantidad de conductas, habituales, del día a día, pueden ahora ser los argumentos de nuestra pareja para afirmar que no tiene sentido seguir juntos.

Cuando mi esposo me pidió el divorcio, hace 9 años, no estaba dispuesta a aceptar que la relación hermosa que habíamos tenido durante 21 años se acabara así, sin más, odiándonos para siempre, cuando nos habíamos prometido amor por siempre. Aunque su decisión parecía firme, aunque tenía argumentos derrotistas para no apostar por nosotros, aunque no pusiera nada de su parte, yo estaba en mi derecho de hacer todo lo que estuviera en mi mano para salvar nuestra familia. Y fue difícil, doloroso, muchos días quise tirar la toalla, pero volvía a levantarme.. hasta que finalmente sucedió. Nueve años después puedo decirte que los dos nos alegramos de que yo no me hubiera rendido.

Si estás pasando por una crisis de pareja, si tu esposo está en una relación de infidelidad, en torno a la mitad de la vida, en una crisis de los 40, si realmente quieres salvar tu familia, podemos luchar juntas.

Muchas otras personas, muchas otras parejas, antes que la tuya, hemos pasado por crisis. Casi siempre nos enteramos cuando una pareja amiga se divorcia, porque es evidente, pero crisis hay en todas las parejas, que acaben en divorcio o no, muchas veces está en nuestra mano. El futuro no está escrito. Podemos trabajar juntas para que en tu futuro acabe diciendo..Y fuero felices por siempre.

30 años (1)

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Guiándote hacia la recuperación y mejora de tu pareja

Mi relación se acaba, ¿qué hago?

como perdonar y olvidar la infidelidadPara quien ha escuchado las palabras separación, te quiero pero no te amo, somos muy diferentes, necesito tiempo para pensar… es necesario asumir que se vienen tiempos duros. Mi relación se acaba, que hago para evitar el divorcio, le amo, no quiero que mi matrimonio termine… es la reacción habitual. Pero el dolor, el desconcierto son tales, que damos manotazos de ciegos, o nos quedamos en una especie de parálisis, provocada por el miedo.

Si tú estás ahora en una situación de crisis matrimonial, si tu pareja tiene entre 35 y 50 años, si han empezado a discutir más de la cuenta, si has descubierto o te ha confesado una infidelidad, lo siento muchísimo. Ahora, el dolor será inevitable, salvo que seas de piedra…. Lo que no puedes permitirte es perder tiempo, dejar que las cosas se solucionen solas, o rendirte sin haber luchado por recuperar a tu pareja.

La felicidad es la coherencia entre lo que sientes, lo que piensas y lo que haces. Así resumía Gandhi el concepto de felicidad. ¿Y qué tiene que ver la felicidad con el momento más triste y desgarrador de mi vida, te preguntarás? Quizás ahora, mientras tu matrimonio está en crisis, difícilmente puedas experimentar felicidad. Pero en el futuro, si ahora HACES lo que sientes y piensas, te aseguro que podrás tener paz y recuperar la felicidad, pase lo que pase.

Ante una situación de crisis de pareja, cuando estás llena de dolor y desconcierto, quizás hablas con tu madre, con tus hermanos, cuñados, con amigas, compañeros de trabajo… y cada uno tendrá una opinión sobre tu situación. Muchos, por ayudarte, te dirán: Déjalo, no te mereces que te trate así.  ¿Es eso lo que tú realmente quieres? Recuerda que la felicidad está en hacer lo que sientes que tienes que hacer, está en hacer lo que TU piensas que tienes que hacer. Lo que opinen los demás no te dará felicidad. Quizás rendirte haga que por un momento dejes de sufrir… ¿y luego?

caratula libro mas pequeñaSi no has luchado, si no has hecho TODO lo posible e imposible para entender qué le pasa a tu esposo, para comprender cómo evitar llegar al divorcio, si no has hecho todo para recuperar a tu pareja y mantener tu relación, es posible que en el futuro pienses: ¿Y si lo hubiera intentado un poco más? ¿y si hubiera hecho esto o aquello? La manera de tener la conciencia tranquila, de poder tener felicidad, incluso si finalmente te separas, es LUCHAR, HACER LO QUE TE PIDE TU CORAZÓN, hacer lo que piensas que puede funcionar, lo que sientes que aún puedes hacer para seguir siendo una pareja.

En el mundo entero, millones de parejas se enfrentan a crisis durante la “vida” de la relación. Un gran porcentaje acaban separándose. Pero otro porcentaje, pueden sacar algo bueno de esa crisis y construir un matrimonio feliz, más sólido y maduro.  Cuando hace casi una década me encontré en esta situación, leí que la infidelidad se superaba en un 35%. Si había 1.000.000 de parejas que tenían que pasar por una infidelidad, eso suponía que 350.000 conseguían seguir juntos tras una infidelidad. Era una gran cantidad de parejas. Creí en las posibilidades, pensé y sentí que era posible, e hice hasta lo imposible para lograrlo. Y así fue. Pero soy realista, no en todas las crisis en las que proporciono asesoramiento logramos evitar una separación… No siempre lo conseguimos y puedo asegurarte que me duele como si yo misma estuviera en el lugar de mi clienta.

Puedo entender perfectamente el dolor y la desolación cuando una de mis clientas se separa, porque AMO como ella ama. Porque me pongo en su piel y soy consciente que si yo estuviera en su lugar, tendría los mismos sentimientos. ¿Cómo no sentirse desoladas, hundidas cuando estamos aún convencidas de que podríamos seguir juntos, incluso cuando nuestro esposo se ha ido de casa y tiene otra persona? Yo jamás diría a una persona, deja de luchar, si todavía su corazón le pide que lo intente.

Se que a mi me costaría rendirme, ¡¡¡que lucharía como tú!!! Por eso entiendo perfectamente cuando una de mis clientas se resiste a darse por vencida. Me duele su dolor, como si yo misma estuviera ahí, en su lugar, es imposible evitar que las lágrimas te empañen los ojos cuando sabes, porque lo has vivido de muy cerca, el dolor que está pasando otra persona.

Cuando han dejado de convivir, cuando queremos que vuelva, ¿qué no podemos hacer?

Lo que no es decisión nuestra. Lo que nosotras no podemos hacer, porque está fuera de nuestra zona de influencia.

Si llueve, por ejemplo, por mucho que bailemos la danza de la lluvia… no va a parar de llover, ¿verdad? Así que nos tocará aceptar la lluvia, ponernos las botas de agua, elegir un lindo paraguas y salir a la calle, a seguir con lo que estábamos haciendo, porque que llueva o no llueva, es algo que no está en nuestra zona de influencia.

NO nos quedamos en la puerta de casa protestando porque llueve, protestando porque nosotras no queríamos que lloviera, no nos quedamos ahí, protestando porque ahora tenemos que ir a buscar el paraguas, las botas, cambiar los planes…. ¿verdad?

En la vida hay momentos en los que nos toca aceptar que no todo es posible. Hay momentos en los que nos toca sembrar… con amor poner unas semillas en la tierra…. con esperanza abrir el surco, volverlo a tapar, para que esa semilla tenga una oportunidad… con fe …. pero una vez que la semilla está ahí, en la tierra, ya no tenemos todo el control de lo que pueda pasar. La tierra puede ser estéril, puede no dar vida a esa semilla…

esto si es mi responsabilidad zona influencia

ACEPTAR QUE HOY están separados, no es cerrar toda posibilidad a que haya una recuperación de la relación. Incluso tras una separación, que queremos revertir, es necesario vivir, poder sonreír, por ti, por tu vida, por tus hijos… Si pasado un tiempo, tu esposo regresa, genial, pero si no regresa, no habrás entregado tu vida, tu juventud, tu tiempo en este mundo por los errores que el cometió. La vida es demasiado corta y demasiado hermosa para desperdiciarla. NO sabemos lo que ocurrirá en el futuro. ¿Y si en el futuro hay para ti un amor aún más grande? ¿Vas a arriesgarte a no vivirlo?

Estar bien, comenzar a estar bien, POR TI, es necesario. Y no significa que te rindas. ¡NO significa que te des por vencida! Paso a paso y día a día es necesario encontrar motivos para seguir adelante, porque los tienes.

 

Si tu corazón te pide que sigas luchando, si sientes que aún queda algo por hacer, aquí me tienes.

Viki Morandeira

Coach Ontológico

Crisis de Pareja

Llegar a las bodas de plata…

Demostrar Confianza en tu Pareja

Mi esposa no confia en mi

¿Alguna vez te has preguntado si tu pareja siente esto? ¿Eres consciente de tus actitudes, de las palabras que utilizas? A menudo hay una gran diferencia entre lo que sentimos y lo que la otra persona percibe, y eso ocurre porque no estamos transmitiendo el mensaje adecuado.

Algunos hombres pueden preguntarse porque mi esposa no me tiene confianza si yo no le doy motivos para desconfiar de mi? Y esto ocurre porque quizás estemos expresando esa desconfianza sin darnos cuenta.

Una de las necesidades de las personas, para ser felices en pareja, es sentir que confiamos en ellos. Algo muy diferente es que haya confianza en la relación, cuando entendemos por confianza el decir las cosas como las pensamos…. (sin a veces pensar lo que decimos) Esto es algo diferente y no a lo que me refiero en este artículo.

¿Como demuestras a tu esposo que confías en el? Seguir leyendo

¿Por qué darle ánimos a alguien en problemas es un error?

Solemos cometer un error que limita la conexión emocional con la persona que más queremos, cuando, en un momento de dolor, de frustración, ante un problema, le intentamos ANIMAR.

Esta es una situación que ocurre en muchos matrimonios y de la que no nos damos cuenta. Uno de los dos, en una pareja de larga duración, es optimista y el otro es pesimista. Aunque la persona pesimista no se considera a si misma como alguien con negatividad, sino como alguien realista. Cuando nos enamoramos, nuestra pareja es complementaria a nosotros en muchos aspectos. Uno será más introvertido y el otro más extrovertido, uno será lento y el otro más rápido, uno será organizado y el otro casi un desastre. Somos diferentes en muchísimos aspectos y precisamente por eso Seguir leyendo